Ir al contenido principal

Adviento.







En todo el mundo no hay una tradición más universal y que nos unifique e identifique tanto como la celebración de la Navidad. Su sola mención trae emociones, excitación y alegría en los niños, días de fiesta y buenos ratos, así como gratas añoranzas y la esperanza del re-encuentro con familiares o amigos de siempre.
Navidad, tiempo de reflexión, las sensaciones se mezclan, nuestros corazones se encienden, las ilusiones se despiertan. La esperanza nos abraza, los sentimientos son poderosos, la luz de la fe nos ilumina, regalando el perdón somos dichosos. Los ángeles nos envuelven con sus mantos plateados, en sus alas transportan mensajes de nuestros seres amados. Los sueños nos acarician y brota una intensa calma, las emociones se reflejan en el espejo de nuestra alma. Un niño llamado Jesús nos trae la paz y el amor, y la tibieza de su ternura borra las huellas de dolor.

Entradas más populares de este blog

Te busco.

Te busco en el transcurso de los días, en tiempos de sonrisas, en días pintados del suave color de un rayo de sol, iluminado por el brillo de tu tierna mirada, en las noches frías que acentúan los sentidos, noches mágicas, noches donde el sueño se transforma en un colorido cuadro en el blanco lienzo de mis paredes. Te busco en las palabras que nacen del silencio, donde la voz se hace murmullo del viento, voz, rítmica melodía al compás de mi corazón, en los gestos ausentes que tocan suavemente el alma, gestos que son abrazos de ternura y cariño. Te busco en sensaciones incrustadas en la nostalgia que hoy es presente, en emociones despiertas entre deseos que no acaban, en la fina lluvia que brota de unos ojos y en la vana esperanza, en el alma que llora y el corazón que silencia un dolor. Te busco porque sabes usar los colores del arcoiris y pintas los días de un cielo azul, de un mar sereno, porque iluminas mis noches con magia y envuelves mis sueños en mil estrellas que quiero acar…
En un lugar u otro, dentro de mí, con los ojos vendados, palabras silenciosas, boca misteriosa, el brillo del iris penetra en el silencio de la memoria. 
Voy a sembrar con mil besos todo el camino florecido. 
Díctame todos tus sueños y los realizaré en un solo instante. 
Compartamos todo el destello que aparece en cada sonrisa de los rostros valientes y decididos.


El amor... trabajo productivo permanente, en donde el pasado es fundamental, porque es la fuente de ese amor, el presente, imprescindible, porque es la única forma de expresarlo... El futuro,  la esperanza,  porque es la manera de seguirlo deseando...  Para quienes aman, sin pedir nada a cambio, sin presionar el amor, sin humillarlo, sin manipularlo, sin doblegarlo ... para ellos...