Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2016

La más cruel matanza de trabajadores en la historia de Chile, a manos del ejército.

Hoy 21 de diciembre, se cumplen 109 años de la masacre de la Escuela de Santa María de Iquique, uno de los capítulos más horrendos en la historia del país. Corría el año 1907, y la industria salitrera rugía con superlativo vigor en el rincón más árido del mundo, la provincia de Tarapacá, en el norte chileno, territorio arrebatado recientemente al Perú y a Bolivia durante la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883). Esta industria se encontraba en manos, principalmente, de capitalistas ingleses y pese a producir enormes riquezas, poco de ésta iba a dar a las manos de los obreros que la producían con su sudor bajo un ardiente sol en este “infierno blanco”. Bastante se ha escrito y dicho sobre las desgarradoras contradicciones de clases de la república oligárquica de comienzos del siglo XX. Ciertamente que el descontento no era una cuestión solamente de los obreros pampinos. Los principales centros urbanos chilenos también venían sufriendo de fuertes convulsiones sociales y de una potent…
La historia no se repite y el perpetuo retorno no es más que una teoría, tomada por Federico Nietzsche de estudios sobre la tragedia griega, pero los grandes temas siempre permanecen a través del tiempo. Por cierto, el Chile de 1907 no es igual al de 2016, sin embargo, hay temas que de esa época que hoy serían de gran actualidad: por ejemplo, la mezcla entre política y negocios era muy parecida en la época del parlamentarismo (1891 -1925) y el actual presidencialismo, pues los políticos de antaño eran comprados por los dueños de las grandes empresas salitreras, y hoy ocurre lo mismo con SOQUIMICH, los Bancos, las pesqueras, las eléctricas, entre otras.

Otro tema del pasado que ha recobrado actualidad es el del nacionalismo y el clasismo respecto a la acogida que el Estado chileno debe dispensar a los migrantes. En artículos anteriores me he referido al escritor Nicolás Palacios Navarro quien, a comienzos del siglo XX, fue un duro crítico de la migración latina – provenientes prin…

Adviento.

En todo el mundo no hay una tradición más universal y que nos unifique e identifique tanto como la celebración de la Navidad. Su sola mención trae emociones, excitación y alegría en los niños, días de fiesta y buenos ratos, así como gratas añoranzas y la esperanza del re-encuentro con familiares o amigos de siempre. Navidad, tiempo de reflexión, las sensaciones se mezclan, nuestros corazones se encienden, las ilusiones se despiertan. La esperanza nos abraza, los sentimientos son poderosos, la luz de la fe nos ilumina, regalando el perdón somos dichosos. Los ángeles nos envuelven con sus mantos plateados, en sus alas transportan mensajes de nuestros seres amados. Los sueños nos acarician y brota una intensa calma, las emociones se reflejan en el espejo de nuestra alma. Un niño llamado Jesús nos trae la paz y el amor, y la tibieza de su ternura borra las huellas de dolor.