Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2015
Mi cuerpo vibra, mi alma tiembla cuando  viene a mi el recuerdo de como ardía en éxtasis cuando recorrías con tus labios cada centímetro de mi piel...  las contracciones a mil, acompañadas de espasmos...   Divino el momento, el más añorado, de entrega completa, por el ser amado... cuando como amantes ardíamos en placer. De esa única forma uníamos nuestras almas solitarias en una sola, siempre jurándonos amor, como soñábamos en ser lo que hoy somos...
Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma.  Cuando yo me duerma, respeta mi sueño, por algo me duermo; por algo me he ido. Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada, y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa, búscame en mis libros, búscame en mis cartas, y entre los papeles que he escrito apurado.  Ponte mis "ropa", mi sweater, mi saco y puedes usar todos mis zapatos.  Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama, y cuando haga frío, ponte mis bufandas.  Te puedes comer todo el chocolate y beberte el vino que dejé guardado (si es que algo quedó).  Escucha ese tema que a mí me gustaba, usa mi perfume y riega mis plantas.  Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima, corre hacia el espacio, libera tu alma, palpa la poesía, la música, el canto y deja que el viento juegue con tu cara.  Besa bien la tierra, toma toda el agua y aprende el idioma vivo de los pájaros.  Si me extrañas mucho, disimula el ac…