Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2015
Mi piel amanece en tus labios, siente la humedad de tus besos, el nombre de tus letras, el oxígeno de tu aire.

Mi piel se abriga de tu tacto, del sonido de tus manos, de tu voz que me acaricia, de tu lengua que me busca.

Mi piel desnuda se viste de ti, de la danza de tu cuerpo, de la luz de tu mirada, de la melodía de tus latidos.
Conciente de que eras agua de otro molino, a pesar de que serías viento helado, dura loza, patética corona de mirada esquiva, frágil memoria, eterno desatino cruel jugada del destino… ¡Te amé!
Alguna vez dejaré de ser hoguera para ser yermo silenciando mis latidos y tu recuerdo.
Gatearé los peldaños del olvido y atajaré la evocación de tu presencia dejando escurrir todos mis sueños.
En un fugaz anhelo de volar y volar,  guardaré tu sonrisa, y el calor de tus manos, como algo que ambicioné.

The Best of Chopin, el poeta del piano.

https://www.youtube.com/watch?v=wygy721nzRc&index=list=PLcGkkXtask_fpbK9YXSzlJC4f0nGms1mI

El piano, ya que fue un instrumento musical novedoso en el siglo XIX, tomó su fuerza a lo largo de éste y dejó lejanamente en un segundo plano al clavicémbalo, al momento de tenerlo en cuenta para la interpretación de una obra determinada. Muchos artistas, en el piano, expresan musicalmente grandes composiciones, elaboradas bajo los estilos de un Allegro, Vivace, Andante, Scherzo, entre otros. Uno de ellos se encargó de profundizar sus sentimientos y experiencias cotidianas a través de sus obras en aquel instrumento de 8 octavas, intercaladas entre teclas blancas y negras, pues así se ve reflejado al momento que nos sentamos a escuchar sus propias obras, sonatas y famosos nocturnos. 
Al momento de interpretar el piano, sus obras tomaban posesión, entre los que atestiguaban los recitales que éste realizo, desde los sentidos hasta lo más profundo de los instintos. 
Aquel hombre es Fr…