Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2015
En el mismo cielo en que te encuentras, amiga, pregúntale a Dios: ¿Por qué las primeras lágrimas son tan amargas y las últimas suelen endulzar el recuerdo de lo perdido?...  Pregúntale también: ¿Por qué para los muertos, tiene tanto sentido la vida y para los vivos aun sintiendo temor, la muerte tiene alivio o mas sentido?...  ¿Dónde deposita el amor de los que sufren?...  ¿Qué hacer con los viudos y con los huérfanos sin culpa?...  ¿Para quién reserva el calor de los brazos de padres y madres que para siempre contendrán sus abrazos?... Pregúntale a Dios sobre la divinidad invisible y sobre la debilidad física, que por el hecho de serlo, le resulta casi imposible verse dentro de si misma,  y por último, amiga... pregúntale a Dios: ¿Por qué el “ahora” ya sin ti, ha de significar un “para siempre”?... En el cielo en donde te encuentres, amiga mía hasta siempre...
La demanda de Bolivia no exige una salida soberana al mar por Chile, lo que exige es simplemente poder negociar, es decir, que lo que no era negociable ahora lo sea. Es más un triunfo político porque es muy poco probable (por no decir imposible) que en esa negociación Chile ceda un centímetro cuadrado.
2.- La Corte de la Haya, en el mejor de los casos para Bolivia, podría exigir a Chile a que se siente en una mesa de negociaciones, más nada, no puede cambiar ningún límite.
3.- En el hipotético caso que Chile estuviera dispuesto a dar una salida soberana al mar a Bolivia, sólo podría hacerlo por los territorios que fueron bolivianos, es decir, entre la Bahía del Paposo y Punta Arenas (ver mapa). Para esto el territorio chileno quedaría partido en dos por la franja cedida a Bolivia (lo cual, otra vez, resultaría imposible).
4.- Si Chile quisiera dar a Bolivia una salida al mar en su frontera norte, tendría que hacerlo por territorios que fueron peruanos, y para esto necesariamente tend…
Los poetas me han enseñado a soñar... tú a amar con el ritmo de las olas,  de esas olas bravas, impetuosas que vienen a morir a mis pies… un amor tan grande como el universo.

Has conseguido, abrir las puertas de mi corazón, y yo te he dejado pasar…

Has logrado transmitirme cada letra tuya, cada sueño, bebiéndonos la vida en cada segundo, en cada latido, entregados a este fuego que arde entre tu piel y mi piel.

EL VALIOSO TIEMPO DE LOS MADUROS

Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora… Me siento como aquel chico que ganó un paquete de golosinas: las primeras las comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocas, comenzó a saborearlas profundamente. Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada. Ya no tengo tiempo para soportar absurdas personas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido. Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades. No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados. No tolero a maniobreros y ventajeros. Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros. Detesto, si soy testigo, de los defectos que genera la lucha por un majestuoso cargo. Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos. Mi tiempo es escaso como para discu…

MAMÁ

Una mamá es aquella que con la caricia tierna de su mano cansada y el conjuro bendito ese que tiene el poder más grande del mundo, el sana, sana potito de rana...todo cambia de color y el dolor desaparece, la tristeza se disuelve, la nostalgia se esfuma y la alegría toma su lugar.  La que es capaz de transformar la oscuridad en luz, la noche en día el llanto en risa.   Esa con su mano ajada que a pesar de los años sigue tan tersa y cálida, que posee el dulce encanto de hacer desaparecer el miedo, de convertir agua y dos papas en la más exquisita sopa o un simple huevo en auténtico caviar. La que tiene la magia de transformar trapos en trajes de novia, cortinas viejas en hermosas cubrecamas y noches frías en gratificantes sueños. Esa que con su discurso permanente fastidia como chicharra, sermonea sin condición, se complace en torturar bañando (para Rodri) y sonando narices , la que "joroba"por el pololo y por los tragos de anoche que no la dejaron "pegar los ojos"; la …
En un lugar u otro, dentro de mí, con los ojos vendados, palabras silenciosas, boca misteriosa, el brillo del iris penetra en el silencio de la memoria. 
Voy a sembrar con mil besos todo el camino florecido. 
Díctame todos tus sueños y los realizaré en un solo instante. 
Compartamos todo el destello que aparece en cada sonrisa de los rostros valientes y decididos.


A los que ya no están con nosotros los llevamos en nuestro corazón, rincón donde duerme lo eterno, ahí donde residen nuestros bienes más preciados. Asumir la pérdida de una persona, su muerte, es algo que no es fácil para nadie y que, además, va a obligarnos a tener que desplegar una serie de estrategias para las cuales nadie nos ha preparado. Debemos aprender a decir adiós. ¿Y cómo decir adiós a quien hace un momento estaba a nuestro lado? La muerte no entiende de razones ni aún menos de tiempos. En ocasiones, se lleva a personas que aún no habían cumplido su “cuota de vida” (es lo que pensamos), personas jóvenes que aún tenían cientos de experiencias por las que transitar y que, sin embargo, se han ido de nuestro lado dejándonos su vacío. La muerte debería permitirnos una despedida. Tendría que ser como una estación de un tren, ahí donde ofrecer un adiós a nuestros seres queridos, dar un abrazo largo e intenso, decir esas palabras que siempre se quedan en el aire y que, en ocasiones,…
Con la complicidad inconfesable de mis actos,  de mis absurdos e irracionales actos, a pesar del raudo paso del tiempo, a pesar de tus agridulces llamados…
¡Te amé!









¿Qué se siente al ser vieja?

El otro día, una persona joven me preguntó: 
¿Qué sentía al ser vieja? Me sorprendió mucho la pregunta, ya que no me consideraba vieja. Cuando vio mi reacción, inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante. Y después de reflexionar, concluí que hacerse viejo es un regalo. A veces me sorprendo de la persona que vive en mi espejo. Pero no me preocupo por esas cosas mucho tiempo. Yo no cambiaría todo lo que tengo por unas canas menos y un estomago plano. No me regaño por no hacer la cama, o por comer algunas "cositas" de más. Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y pasar horas contemplando mis flores. He visto algunos queridos amigos irse de este mundo, antes de haber disfrutado la libertad que viene con hacerse viejo. -¿A quién le interesa si elijo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe qué hora?- Bailaré conmigo al ritmo de los 50's y 60's. Y si después deseo llorar po…

HONRAR LA VIDA

No Permanecer y transcurrir no es es perdurar, no es existir, ni honrar la vida! Hay tantas maneras de no ser tanta conciencia sin saber, adormecida... Merecer la vida, no es callar y consentir tantas injusticias repetidas... Es una virtud, es dignidad y es la actitud de identidad más difinida! Eso de durar y transcurrir no nos dá derecho a presumir, porque no es lo mismo que vivir honrar la vida!
No Permanecer y transcurrir no siempre quiere sugerir honrar la vida! Hay tanta pequeña vanidad en nuestra tonta humanidad enceguecida. Merecer la vida es erguirse vertical más allá del mal, de las caídas... Es igual que darle a la verdad y a nuestra propia libertad la bienvenida! Eso de durar y transcurrir no nos da derecho a presumir porque no es lo mismo que vivir honrar la vida! MERCEDES SOSA
Amar conscientemente es una de las experiencias más maravillosas que podamos imaginar, porque sin conciencia, el amor queda reducido a un acto animal que agota, mientras que vivido con conciencia, desde el corazón es fuente de felicidad y energía.  Podemos vivir la vida desde distintos niveles de conciencia. Cuanto más profundo es el nivel de conciencia en el cual vivamos, más profunda y gratificante será nuestra vida.  Amar no es desear, atraer o sufrir, amar es expandir nuestra propia conciencia. Amar es estar por encima de la dualidad, del temor y del miedo.  Se puede hacer lo que se quiere (o lo que se cree que se quiere) sin amor; pero entonces se está reaccionando y el verdadero amor, el amor consciente, no es reacción, sino continua creación.  El amor es lo que nos proporciona la alegría de vivir, y ello por una razón muy sencilla, a saber: la vida es expansión de la conciencia.  Cuando amamos estamos transmitiendo aquello que todo el mundo está consciente o inconscientemente,…

Queda Prohibido

¿Qué es lo verdaderamente importante?,
busco en mi interior la respuesta,
y me es tan difícil de encontrar. Falsas ideas invaden mi mente,
acostumbrada a enmascarar lo que no entiende,
aturdida en un mundo de irreales ilusiones,
donde la vanidad, el miedo, la riqueza,
la violencia, el odio, la indiferencia,
se convierten en adorados héroes,
¡no me extraña que exista tanta confusión,
tanta lejanía de todo, tanta desilusión!. Me preguntas cómo se puede ser feliz,
cómo entre tanta mentira puede uno convivir,
cada cual es quien se tiene que responder,
aunque para mí, aquí, ahora y para siempre: Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarme un día sin saber qué hacer,
tener miedo a mis recuerdos,
sentirme sólo alguna vez. Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quiero,
abandonarlo todo por tener miedo,
no convertir en realidad mis sueños. Queda prohibido no demostrarte mi amor,
hacer que pagues mis dudas y mi mal humor,
inventarme cosas que nunca ocurrieron…
Mi cuerpo vibra, mi alma tiembla cuando  viene a mi el recuerdo de como ardía en éxtasis cuando recorrías con tus labios cada centímetro de mi piel...  las contracciones a mil, acompañadas de espasmos...   Divino el momento, el más añorado, de entrega completa, por el ser amado... cuando como amantes ardíamos en placer. De esa única forma uníamos nuestras almas solitarias en una sola, siempre jurándonos amor, como soñábamos en ser lo que hoy somos...
Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma.  Cuando yo me duerma, respeta mi sueño, por algo me duermo; por algo me he ido. Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada, y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa, búscame en mis libros, búscame en mis cartas, y entre los papeles que he escrito apurado.  Ponte mis "ropa", mi sweater, mi saco y puedes usar todos mis zapatos.  Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama, y cuando haga frío, ponte mis bufandas.  Te puedes comer todo el chocolate y beberte el vino que dejé guardado (si es que algo quedó).  Escucha ese tema que a mí me gustaba, usa mi perfume y riega mis plantas.  Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima, corre hacia el espacio, libera tu alma, palpa la poesía, la música, el canto y deja que el viento juegue con tu cara.  Besa bien la tierra, toma toda el agua y aprende el idioma vivo de los pájaros.  Si me extrañas mucho, disimula el ac…

"El olvido es una forma de libertad"

Aquello que hoy juzgas insuperable, aquello que te atenaza el alma, mañana no será más que un recuerdo borroso, un montón de olvido. 
Ya conoces tu destino, el destino de todo es ser devorado por el. 
Por eso puedes tener la tranquilidad de jugar al borde del abismo sin que te preocupe el final, sólo debe preocuparte el camino que recorrerás antes de llegar.
 Mientras llegas podrás jugar a lo que quieras porque nada realmente es tan importante, porque todo es único e irrepetible, incluso lo más terrible, es una joya en el tiempo. 
Tal vez puedes llegar a crear algo que perdure un poco más antes de ser devorado. Tal vez de tu vida, de toda tu inabarcable vida, quede un verso que perdurará un poco más antes de su inevitable desgaste.  Esa es nuestra única y pequeña inmortalidad. Todo lo demás es muerte y olvido. 
Vencer el olvido es vencer la muerte, y la muerte y el olvido, si pueden ser vencidos alguna vez,  seran  vencidos por la fuerza omnipotente del amor.  El olvido, guardián de la puer…

Mis sesenta años

Amo la vida porque sé y proclamo que es el más grande don que nos fue dado, porque fue mi poseer primero y será el último que me será quitado. 
Teniéndola en mi haber yo he conseguido infinitas experiencias en el mundo, que el valor de la más leve sobrepasa al valor de todo el oro de este mundo. 
Amo la vida y la disfruto por el tibio calor del sol de cada mañana, por sus noches tan frías y oscuras que convierten en espejos mi ventana. 
Amo la vida porque cada día me llenará de nuevas experiencias y será cada una de ellas mía y a todas ellas el alma las ansía. 
Amo la vida porque la he probado y su sabor agridulce me fascina, si algún bien con un mal se me ha pagado no es necesario que esto me deprima. 
Amo la vida pues ella me ha enseñado que no es el bien ajeno el que me eleva, que es más hermoso amar que ser amado no se dé nadie que a negar esto se atreva. 
Amo la vida con todos sus caprichos, con toda su ponzoña y su malicia pues, si no existiera el mal; ¿cómo podría llenarme del orgull…
Hoy celebro un año más de experiencias y vivencias, es un buen día para hacer un alto en el camino y reflexionar.  Momentos sublimes y tiempos de crisis, maravillosos días de sol, y fríos días de lluvia en los que una sonrisa ha sido mi mejor protección.  He encontrado apoyo de personas maravillosas, que suelen aparecer en mi vida de manera misteriosa,  por cada uno de estos segundos que ya forman parte de mi pasado, me siento una persona afortunada y bendecida. Mi palabra para hoy es: GRACIAS
Persiste muda la palabra doblada en mi lengua,
Y el hálito de lo que amo danza desde lejanas tierras.
Si miro al cielo está gris… la luna permanece impasiblemente quieta, riendo, ante la mudez de mi boca, como si estuviese ebria.
Y yo que ansío cantar al amor desmenuzándolo en cada poema, me siento atada, sin saber expresar lo que al alma llena, pero si puedo decirte sin rimas ni fonemas que has cargado mi lancha de blancas azucenas,
Y que has dormitado en mi mar, y sus blancas arenas
"Ne me quitte pas" es una canción desesperada, de ruptura trágica, de la desesperanza, del abatimiento de un hombre cobarde. Una especie de agonía mental que precede a una muerte sentimental.


No me dejes  hay que olvidar  todo se puede olvidar  lo que ya haya olvidar  al tiempo de los malentendidos  y el tiempo perdido  a saber como olvidar  a estas horas que mataban  a veces de golpes de por qué  el corazón de la felicidad  no me dejes,  yo te ofreceré unas perlas de lluvia  venidas de países  donde no llueve  cavaré la tierra  hasta después de mi muerte  para cubrir tu cuerpo de oro  y de luz haré un dominio donde el amor será rey  donde el amor será ley  donde tu serás mi reina  no me dejes  Te inventaré  palabras insensatas  que entenderás  te hablaré  de aquellos amantes  quien han visto dos veces  sus corazones abrasarse  te contaré la historia de este rey muerto  por no poder encontrarte  no me dejes  a menudo hemos  visto saltar en fuego  de un antiguo volcán  que pensábamos demasiado viejo  parece se…
Como una bella rosa, que con sus suaves pétalos perfuma,  pero que el tallo hiere con sus espinas, así es tu  recuerdo  mamá,  al  ver tu foto me lleno de alegría, pero al sentir  tu ausencia  mi alma se lastima. Cuando partiste, hasta el día se puso triste. 
El  sol no pudo mas con su dolor, detrás de las nubes tuvo que esconderse y el cielo empezó a oscurecerse.  
Las nubes blancas se vistieron de negro y desde lo alto del cielo sus lágrimas cayeron. 


MADRE

Manos cansada, curtidas, no conocen más bálsamo que la suave miel, la dura lejía, el mosto rosado, la leche, la escarcha, la áspera leña, temprano.  No han tocado otras gemas más que el blando amasijo, la tierra generosa, la cuajada tibia,  el mote, las rosas, en la artesa la ropa, y del blanco vellón la hebra que nace, que sigue, que crece cual blanca agonía...  No han tocado otras pieles, más que sus seis pieles prolongaciones morenas, sueños del mañana.  Ilusiones vanas? O Ilusiones ganadas al porfiado destino que nunca se cansa de torcer la mano?  Y tocan las pieles de la mansa vaca, de la uva negra y del dorado damasco.  Tus manos amasan esperanzas vagas, futuros inciertos, caldillos de campo.  Y tu alma? ... Quien sabe de ella?  Yo la entiendo madre, es una cadena de luchas ganada, de dulzuras escasas.  ¡Que mezquina es la vida y tanto que has dado.  Tu mereces pieles, inciensos y bálsamos, pero sólo cosechas espinas delgadas que acosan tu alma, cual dagas mortales, hiriendo, golpeando,…
Mamá, palabra dulce y amable, fuerte, cual vendaval; cariñosa, sin demasiado mostrar; amorosa, siempre sin igual; bella, sin ninguna vanidad; paciente, nadie realmente conoce tu capacidad; generosa, siempre pensando en los demás; religiosa, tu fe es tu salvación; detallista, entregada, caritativa, risueña, hacendosa, nunca dejas de perdonar, sonrisa oculta entre las tinieblas, ángel para un desamparado, nostalgia del pasado.  Tu sed no es de agua si no de amor, tu hambre es contenida con una sonrisa, tus pasos son cansados pero llenos de sabiduría, tus manos alegres tocadoras del alma, todo lo tuyo es bello.
Mi piel amanece en tus labios, siente la humedad de tus besos, el nombre de tus letras, el oxígeno de tu aire.

Mi piel se abriga de tu tacto, del sonido de tus manos, de tu voz que me acaricia, de tu lengua que me busca.

Mi piel desnuda se viste de ti, de la danza de tu cuerpo, de la luz de tu mirada, de la melodía de tus latidos.
Conciente de que eras agua de otro molino, a pesar de que serías viento helado, dura loza, patética corona de mirada esquiva, frágil memoria, eterno desatino cruel jugada del destino… ¡Te amé!
Alguna vez dejaré de ser hoguera para ser yermo silenciando mis latidos y tu recuerdo.
Gatearé los peldaños del olvido y atajaré la evocación de tu presencia dejando escurrir todos mis sueños.
En un fugaz anhelo de volar y volar,  guardaré tu sonrisa, y el calor de tus manos, como algo que ambicioné.

The Best of Chopin, el poeta del piano.

https://www.youtube.com/watch?v=wygy721nzRc&index=list=PLcGkkXtask_fpbK9YXSzlJC4f0nGms1mI

El piano, ya que fue un instrumento musical novedoso en el siglo XIX, tomó su fuerza a lo largo de éste y dejó lejanamente en un segundo plano al clavicémbalo, al momento de tenerlo en cuenta para la interpretación de una obra determinada. Muchos artistas, en el piano, expresan musicalmente grandes composiciones, elaboradas bajo los estilos de un Allegro, Vivace, Andante, Scherzo, entre otros. Uno de ellos se encargó de profundizar sus sentimientos y experiencias cotidianas a través de sus obras en aquel instrumento de 8 octavas, intercaladas entre teclas blancas y negras, pues así se ve reflejado al momento que nos sentamos a escuchar sus propias obras, sonatas y famosos nocturnos. 
Al momento de interpretar el piano, sus obras tomaban posesión, entre los que atestiguaban los recitales que éste realizo, desde los sentidos hasta lo más profundo de los instintos. 
Aquel hombre es Fr…
Vuelve aunque sea en pasajeros sueños porta en tus alforjas pinceles y acuarelas. Pinta el cielo de infinitos azules intensos, con el llanto de mis tristes pensamientos, vuelve a mis espejos de cantaros turquesas. Rotos por el destino de amores inciertos. Aunque los ecos de las voces, me arañen, y el murmullo de los hombres nos condenen.   Vuelve como nube apresurada en los sueños, de las estrellas caídas en mis cielos nocturnos. 
Desafía la belleza de la media luna enamorada. 
Corre de prisa entre los bosque de tréboles, de duendes desnudos, asustados, huidizos y hazlos trepar los fríos muros, de mi alta prisión de marfil. Trepa amor de prisa, que tus uñas sean garras, clávalas señor, en las grises piedras del miedo. Pintando sobre mí piel paisajes de ensueños.  Sé mi sosiego, amoroso y devuélveme la calma, yo seré tu lienzo lavado en arenas blancas. 
Dibújame sonrisas, bórrame todas las agonías, se nuevamente mi rey de mármol en el prado. 
Pinta de mil fantasías lo…

La ajorca de oro, Gustado Adolfo Bécquer

Ella era hermosa, hermosa con esa hermosura que inspira el vértigo, hermosa con esa hermosura que no se parece en nada a la que soñamos en los ángeles y que, sin embargo, es sobrenatural; hermosura diabólica, que tal vez presta el demonio a algunos seres para hacerlos sus instrumentos en la tierra.  El la amaba; la amaba con ese amor que no conoce freno ni límite; la amaba con ese amor en que se busca un goce y sólo se encuentran martirios, amor que se asemeja a la felicidad y que, no obstante, diríase que lo infunde el Cielo para la expiación de una culpa.  Ella era caprichosa, caprichosa y extravagante, como todas las mujeres del mundo; él, supersticioso, supersticioso y valiente, como todos los hombres de su época...
Si mañana me fuera, seguiré esa senda donde gritarán tus besos llorando a las estrellas, y entonces, cerrarás los ojos, recordarás mi voz, porque la tuya en mi, se quedó grabada. Marcharé muy cerca del mar, del cielo, coronando la vida, alimentando silencios.

Me iré amándote… con mi poesía, me hiciste soñar,  porque  en cada una,  fuiste mi inspiración.
Dibujaré una a una mil lunas, con mis manos al viento,  y  cuando llegue a tu mente cuanto te quise, guarda en tu memoria ese recuerdo… Porque yo me habré ido, queriéndote.




Rayuela, cap. 21

Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero qué es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras, días,  perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso, adelantándose solapados a la cosa en sí, al presente puro, entristeciéndonos o aleccionándonos vicariamente hasta que el propio ser se vuelve vicario, la cara que mira hacia atrás abre grandes los ojos, la verdadera cara se borra poco a poco como en las viejas fotos.

Huellas... no cicatrices

Como todas las simples cosas de la vida, todo queda consumado, somos como el polvo, somos huéspedes de este mundo ordinario, somos tránsito ahora estamos y un segundo después ya no, quedan los recuerdos y la maravilla del ser humano – que algunos- somos el paso de la vida, dejando huella, una huella a seguir cuando tienes el privilegio de verlo y darte cuenta de ello...

Mi mirada refleja la amargura, aquella que sólo se produce, cuando te pienso y me doy cuenta de que no te tengo. Porque pasas en mi mente escondiéndote en los sueños que luego difumina el alba, porque me enamoras cada día, haciendo que la necesidad de tenerte sea constante como las horas que pasan sin verte, y porque aunque quiera y trate de evitarte no puedo obviar sentir cuanto te extraño
Amarte con un fuego duro y frío.
Amarte sin palabras, sin pausas ni silencios.
Amarte sólo cada vez que quieras, y sólo con la muda presencia de mis actos.
Amarte a flor de boca y mientras la mentira no se distinga en ti de la ternura.
Amarte cuando finges toda la indiferencia que tu abandono niega, que funde tu calor.
Amarte cada vez que tu piel y tu boca busquen mi piel dormida y mi boca despierta.
Amarte por la soledad, si en ella me dejas.
Amarte por la ira en que mi razón enciendes.
Y, más que por el goce y el delirio, amarte por la angustia y por la duda.

Noche

Tal vez esta noche no es noche, debe ser un sol horrendo, o lo otro, o cualquier cosa.  ¡Qué sé yo! faltan palabras, falta candor, falta poesía cuando la sangre llora y llora!
¡Pudiera ser tan feliz esta noche!. 
Si sólo me fuera dado palpar las sombras, oír pasos, decir "buenas noches" a cualquiera que pasease a su perro, miraría la luna, dijera su extraña lactescencia tropezaría con piedras al azar, como se hace. 
Pero hay algo que rompe la piel, una ciega furia que corre por mis venas. 
¡Quiero salir! cancerbero del alma. 
¡Deja, déjame traspasar tu sonrisa! ¡pudiera ser tan feliz esta noche!  Aún quedan ensueños rezagados. ¡y tantos libros! ¡tantas luces ! ¡y mis pocos años! ¿Por qué no?. La muerte está lejana. No me mira. 
¡Tanta vida, Señor! ¿Para qué tanta vida? 

De "La última inocencia" 1956 Alejandra Pizarnik

El silencio duele cuando hiere, saca colmillos de marfil luna,  arranca la fiera de la oscura noche, extingue estrellas,  y la luz de los corazones.
El silencio es una víbora de mortal mordedura. Nada pueden matar las palabras  que el silencio no haya desecho ya  en un sólo acto, una sola toma, una sola escena.

ALGO CONTIGO

¿Hace falta que te diga,
que me muero por tener algo contigo?
¿Y es que no te has dado cuenta,
de lo mucho que me cuesta ser tu amigo?

Ya no puedo acercarme a tu boca,
sin deseártela de una manera loca.
Necesito controlar tu vida,
saber quién te besa y quién te abriga.

¿Hace falta que te diga,
que me muero por tener algo contigo?
¿Y es que no te has dado cuenta,
de lo mucho que me cuesta ser tu amigo?

Ya me quedan muy pocos caminos,
y aunque pueda parecer un desatino,
no quisiera yo morirme sin tener algo contigo.

Ya no puedo continuar espiando,
día y noche, tu llegada adivinando.
Ya no sé con qué inocente excusa pasar por tu casa.

Ya me quedan muy pocos caminos,
y aunque pueda parecer un desatino,
no quisiera yo morirme sin tener algo contigo.

Simplemente NERUDA

Dos amantes dichosos hacen un solo pan,
Una sola gota de luna en la hierba,
Dejan andando dos sombras que se reúnen,
Dejan un solo sol vacío en una cama.

De todas las verdades escogieron el día:
No se ataron con hilos sino con un aroma,
Y no despedazaron la paz ni las palabras.
La dicha es una torre transparente.

El aire, el vino van con los dos amantes,
La noche les regala sus pétalos dichosos,
Tienen derecho a todos los claveles.

Dos amantes dichosos no tienen fin ni muerte,
Nacen y mueren muchas veces mientras viven,
Tienen la eternidad de la naturaleza.
Descubro el significado del silencio… es solo el comienzo de la larga despedida… la agonía de no tenerte, entonces mi corazón se embarga… sólo recordar ese momento me llena de satisfacción…. 
Descubro que te amo y que el silencio es el consejero de mis noches de desvelo… porque es así como disuades mis pensamientos. 
La trayectoria de tu sonrisa que merodea mi boca cuando te acercas y me besas, me extasía. Eso eres, mis emociones, mis silencios que saben a gritos al sentirte... me gusta saberte errantemente atrapado entre mis ciudades, descubriéndome, anidándote... pernoctándome hasta que el sol te deja que me transites el día. Y seas horas, minutos y segundos interminables e impolutos, tallándome a tu modo.
Píntame… pero hazlo ahora, antes de que amanezca, pinta mis curvas con tus manos, bésame más, apaga la luz…tócame sólo bajo la luz de tus ojos. Con cada beso tuyo  irás deshojando mis tristezas, recogiendo mis anhelos y esperanzas… Ámame con ternura … con furia y fuego, hasta que el silencio rompa nuestros sentidos y anhelos

AUSENCIA

Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nicho de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas,
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde. Jorge Luis Borges, 1923
Mis ojos vagan sin rumbo hasta encontrarte, sorprendo a la lluvia acariciando tu cuerpo, y muero de celos…
En la oscuridad, vislumbro tu silueta…y es perfecta, casi mágica… y lleno mis puños de silencio.
Y sigue lloviendo… Tan solo se escuchan inevitables susurros, palabras de amor, poemas tuyos… aunque yo no estoy en ellos......

Neruda

Antes de amarte, amor, nada era mío:
Vacilé por las calles y las cosas:
Nada contaba ni tenía nombre:
El mundo era del aire que esperaba.

Yo conocí salones cenicientos,
Túneles habitados por la luna,
Hangares crueles que se despedían,
Preguntas que insistían en la arena.

Todo estaba vacío, muerto y mudo,
Caído, abandonado y decaído,
Todo era inalienablemente ajeno,

Todo era de los otros y de nadie,
Hasta que tu belleza y tu pobreza
Llenaron el otoño de regalos.
Me vestí de olvido y lancé tu nombre cuesta abajo para olvidar que fui para ti llamarada... aliada incansable de tus sueños.

No hace mucho me tuviste en tus brazos hoy en cambio, caen inertes, por ello, guardo caricias y sueños en un viejo baúl renaciendo mi piel sin tus caricias

No preguntes siquiera, porque ya no te necesito, me acostumbraste al glaciar de tu sangre secando el manantial de mis deseos ya no duele, ni lucho por salvarte. ¿o si?

Me cubro de astuta indolencia cuando te pienso porque eres la sombra de lo que fuiste, la palabra muda que queda olvidada arrinconada como piedra del camino…