Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre, 2014

Me gusta

Me gusta perderme en la inmensidad de tu encuentro, así despojando al vacío de tu ausencia, impregnando mis horas de ti, presagiando el compás de tu espera, inventando el silencio por ti. Me gusta perderme en la inmensidad de tu encuentro, allí, donde vistes mi piel del susurro de tu pelo, donde hieres con tu voz la caricia que retengo, donde esculpe tu mirada la razón de mi sosiego, Allí. donde empieza tu horizonte y termina mi entereza, allí es donde quiero perderme.
Vivir, vivir con un corazón que revienta de emoción con inusitada fuerza, vivir aunque mis lunas dejen huellas húmedas a cada paso,vivir tatuándome en la piel los rayos vivientes del universo entero, vivir desgarrándome en pedazos las carnes en cada uno de mis versos.
Vivir, vivir entre oscilaciones de una gran montaña rusa, sin temor a la caída, vivir y tratar de encontrarme a pesar de que la luz pareciera ser efímera, vivir intensamente el presente antes de quedar eternamente  dormida, vivir en la fugacidad de un tiempo  que se desgasta entre las manos.


Vivir, vivir amando la esencia del amor y por amor de cara al viento, sin prisas, sin que importe la opinión de falsos puritanos, sin miedos en el vértigo de pasiones que remecen los cimientos, en la luz de un nuevo sol, sin la amenaza del reloj que corre a prisa.
Se rompen las horas, segmentadas en minutos, mis noches son solo sueños, y me siento feliz a pesar del llanto.

Beso la almohada, donde durmió tu risa, bajo cortinas, apago locuras que tus labios dejaron encendidas.

La tiranía de mi piel se hace belleza y me siento sirena, cuando tus ojos me desnudan sin piedad.

Te sabes dueño de mi boca, que te busca, te besa… y que se hizo adicta al sabor de tus besos

El Principito

"Hace millones de años que las flores tiene espinas y hace también millones de años que los corderos, a pesar de las espinas, se comen las flores. ¿Es que no es cosa seria averiguar por qué las flores pierden el tiempo fabricando unas espinas que no les sirven para nada? ¿Es que no es importante la guerra de los corderos y las flores? ¿No es esto más serio e importante que las sumas de un señor gordo y colorado? Y si yo sé de una flor única en el mundo y que no existe en ninguna parte más que en mi planeta; si yo sé que un buen día un corderillo puede aniquilarla sin darse cuenta de ello, ¿es que esto no es importante? 

Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que las mire para ser dichoso. Puede decir satisfecho: "Mi flor está allí, en alguna parte…" ¡Pero si el cordero se la come, para él es como si de pronto todas las estrellas se apagaran! ¡Y esto no es importante!"
Deja que tus manos naufraguen por todo mi cuerpo que desciendan por la duna de mi vientre.

Deja que tus dedos sean pinceles que delineen mis formas, que pinten de mil colores mi pecho.

Deja que tus manos sean tobogán en mi espalda, que me dibujen caricias desnudas.

Deja que tus dedos se abran para embriagarme germinando destellos en mi piel.

Deja que tus manos atraviesen mi alma y reposen en mi corazón.
María
Por esos labios que no he besado, por el mirar de esos ojos que aun no he visto… te rescataré, y cuando te tenga,  serás el tesoro que guarde en las venas, la magia de sentirte, seré huracán, seré tormenta, seré reposo de tu alma...sin inmadureces. Yo fácilmente cederé... apaciblemente renuncio,  pero has de aceptar, que aunque muy rebelde…me entrego..
Mi piel es rozada por la desnudez de tu mirada, se balancea en las pupilas de tu deseo, eleva tus sentidos despiertos.
Tus ojos me desvisten entre caricias,  mi cuerpo se arropa entre las huellas de tus dedos convirtiéndose en la playa de tus sueños.
Y mi piel se hace agua entre tu boca y escenario de gemidos y memoria en el recuerdo.
Eres la boca que esboza humedad más allá de la comisura de mis labios. 
Eres agua en el mar de mi pasión viajando por la corriente que te lleva a mi interior. 
Eres el fuego ardiendo en el que me condenas con placer. 
Eres el ardor bullente desde mi piel para en cada palabra permanecer. 
Eres con delicadeza y sin torpezas las manos curiosas y ansiosas por descubrir todo en mi. 
Eres el susurro que provoca ese escalofrío desde lo profundo de mi ser. 
Eres  el momento intenso agitando mi latir. 
Eres simplemente tanto como te puedo sentir.
Cuando te tengo el tiempo se detiene, la distancia se hace caricia, y siento, y vivo, y suspiro en ti. 
Y mis húmedos ojos se hacen dueños de tu cuerpo, mi piel océano en tu boca, mi pasión crece ante tu mirada. Y soy vida, luz, energía, y renazco a tu mirada, a tu lado, a tus besos y te gozo hasta tocar el cielo.
Deseo cubrir mi cuerpo con tu piel, y sentir el cálido roce del tuyo, que me bebas  a besos,  sorbo a sorbo, y me atrapes con tus brazos.  
LLéname del  aroma de tus poros, quémame con el fuego de tu mirada  y sigamos juntos al compás de la danza del amor.



ARCO IRIS, Mario Benedetti

A veces por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea

sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros
frágiles
como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo

sonríe
y usted nace
asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente

y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía

llorar
sólo llorar

entonces su sonrisa
si todavia existe
se vuelve un arco iris.
Ámame así... con palabras mudas, entre silencios que gritan, alborotando mis latidos, volando entre mis letras.

Ámame así... meciéndome entre caricias, con la brisa de tu mirada,la que traspasa mis pupilas, en esta primavera de colores.

Ámame así... a la luz de la luna, encendiendo la oscuridad en la noche, sintiendo el ardor en tu mirada, intercambiando nuestros suspiros.

Ámame así... en mis días soleados, en mis noches de lluvia, entre tus dedos mi cuerpo latiendo, mezclando tu tinta entre mis versos.

Ámame así... deteniendo el tiempo, entre las horas lentas, en el glorioso pecado, ardiendo nuestros cuerpos, haciendo del deseo nuestra locura.

Ámame así... eufórico, crucificándome con tus caricias.


María 
...hermoso movimiento, secreto, dócil como el cuerpo de una fiera, el rojo de la pasión en un momento inolvidable, un despertar mágico con una sonrisa ingenua, huellas frescas en la mañana, herencia de las estrellas, eso,  eso será tu recuerdo.
Cuando te tengo el tiempo se detiene, la distancia se hace caricia, y siento, y vivo, y suspiro en ti. 

Y mis húmedos ojos se hacen dueños de tu cuerpo, mi piel océano en tu boca, mi pasión crece ante tus ojos. 
Y soy vida, luz, energía, y renazco a tu mirada, a tu lado, a tus besos y te gozo hasta tocar el cielo

Todo contigo

...que la piel se eleve entre caricias descendentes, cayendo en picada sobre tus ganas y las mías  Que tus manos declinen más allá de mi columna, en la curvatura de mi espalda, donde mi razón se vuelve gemido y tu cordura jadeo.  Allí... donde asido a mi te quiero, donde el baile de cuerpos se vuelva profundo, donde apretada a ti me pierdo y me encuentro.  Y bésame... lento, acariciando  mis labios con tu lengua, despacio... arrancando de mi boca suspiros quedos que solo se pueden escuchar con la piel.  Y huéleme... sin prisa, llenando tus pulmones de mi aroma, a pequeñas bocanadas deja que entre en ti, que invada tu mente con mi olor a hembra que desea y quiere, que necesita y ama...  Y mírame... fijamente, atraviesa mis pupilas con las tuyas, déjame verme en ti, en ese reflejo ardiente que son tus ojos y que me hace ver bonita en cada encuentro...  Y escucha... mi voz  que quebrada por temblores implora... pide... desea...  Implora sentir el desgarro del alma a través de la piel...…
Este amor maravilloso que me parece mentira. Un sueño jamás pensado. 
Este amor que estremece corazones y hace exclamar muchas risas que son sólo de emoción, es una alegría que llena el alma, un descubrir de sensaciones, una queja bonita que nace en el pecho, es el huracán embravecido, el placer, el dolor, es la mirada que hechiza, el que da todo, eso eres tú, mi verdadero amor.
Dejame una dulce sensación, báñame de rocío y que al deslizarse vaya dibujando la silueta de mi cuerpo, alentando el palpitar que transformado en impaciencia brote descontrolado de mi pecho. 

El sudor será llovizna que levemente toca, haciendo que el brillo de mi piel sea la luz que guíe tu boca y por ella transitarán los besos buscando rincones en los amaneceres que cobijan mis sentimientos. 
Envueltos en la íntima caricia que a través del roce vivo me haga vibrar delirante, con la seda de tus manos dejando rastros indelebles, grabados para resistir cualquier olvido. 
En mi se liberarán los cautivos suspiros que como pájaros emprenden vuelo desde la cornisa suave de mis labios hasta más allá de todo silencio, mientras mis pupilas atesoran el placer como lunas llenas expresando el arrebato del momento. 
Todo transformado en un osado sueño hecho posible por un instante de tu presencia.