Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2014
Una tarde caliente, una taza de café, las cuatro paredes de mi refugio, mi cuerpo desnudo ardiendo  vestido sobre el tuyo.
Tu aroma que me habita, tus ojos que me miran, mi piel que transpira tu sudor, nuestro susurrado eco resonando nuestros deseos.
Cuando la noche impone su costumbre de insomnio y convierte cada minuto en el aniversario de todos los sucesos de una vida; allí, en la esquina más negra del desamparo, donde el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras, los recuerdos me asaltan.
Cuando la mañana cruce la noche para encontrarme y hasta aquí me traiga con tus caricias aladas entre besos que viajan desde tu alma hasta la mía, vestidos con suspiros etéreos emanados de mi aliento. 
Los labios bañados de néctar que me esperan para endulzar mi cuerpo modelándolo con ternura, sucumbirán al calor envolvente de mi danza cabalgando más allá del señuelo que tejen los desvelos. 
Mi mirada serena iluminada y envuelta en colores, mis sutiles movimientos dibujando estelas sobre tu cielo, sin frío o viento de otoño que se atreva siquiera a quebrar mis alas de seda cubiertas de fantasía. Y tu, pasajero privilegiado a través del aire fresco ves gravitar mi cuerpo con las alas del deseo y ondulando plácida por sobre lo perfecto te voy embebiendo al ritmo de mis caderas. Y somos cómplices de la irrealidad entre nosotros como una llama en la oscura noche que permanece más allá de la primavera para que un jardín de rosas el soñador me tenga.



Arden las llamas de las caricias, el fuego del roce mientras llueve sentimientos y el licor del deseo, deseo que envuelve, que traspasa el umbral, que llena de esencia. 
Las ansias del deseo, la fuerza de la pasión, la furia de lo esperado, las ganas de sentir... 
La noche... envuelve los cuerpos desnudos en la danza del amor latiendo besos de gemidos, dos cuerpos dos almas unidas en el sendero de la  vida y del amor.
Emprendo la marcha hacia ... allá...  en la espalda cargo un saco y a pesar de su peso, mi paso es ligero. 
Sin demora preparo una fogata, reúno ramas secas y vuelco el saco, prendo el fuego, uno a uno se calcinan, tus ojos, mis penas, el amor de plástico, mi propia soledad. 
Que dulce el crepitar del fuego, las llamas crecen y alimento la fogata. 
Son cenizas ahora aquellos restos de penas... vuelan al viento. 
Que hermoso resplandor de la hoguera en el cielo. 
Leve mis pasos, vuelvo a casa, los músculos relajados, el alma nueva, la paz fluye por mis venas, que hermosa la libertad, ...que bello el olvido...
En este hermoso paraje, y en medio de este silencio, te he imaginado temblando entre mis brazos, con los ojos entornados y tus labios húmedos, anhelantes… más que pedir, me obligas a quererte, así...sin palabras porque amor no se pide... y yo te amo, como nadie antes te ha amado.
Con galopar suave primero, luego violento, desciendes por mis llanuras, tiemblas entre mis besos, entre mi te vuelves vulnerable, como solo el deseo puede hacerte vulnerable...entregado... y abandonado a mi cuerpo, como pájaro en mis manos, sin que nadie pueda ya separarnos…y mis brazos alrededor de tu espalda, forman corona de impudor, en esta hermosa noche de luna y silencio.
Voy hacia tu alma, busco lo que escondes... ahí esta mi nombre... Y todo es tan imaginario… mi ropa interior por el suelo, tu cuerpo se hace verbo al compás de mis caderas, tu nombre mi adjetivo, y sentir lo que sientes  cual lobo herido cobijado entre mi… a eso, se le llama locura, se le llama amor, cuando en realidad solo tiene un nombre… TU.
He guardado un sueño aunque pueda no ser el ideal ni el perfecto, sólo un sueño donde el sentir es el deseo posible y concedido de quererlo, donde mi silueta se manifiesta desnuda en sensaciones que de mis poros brotan al descubierto. He guardado un sueño donde me muestro como quien quieras sea, si al cerrar los ojos liberas  mis ataduras, donde el todo no importa cuando vislumbras los detalles, y mi noche se ofrece abierta a la siguiente mañana para encontrar mis  caminos interiores. He guardado un sueño donde cada insinuación que delata las intenciones resbala con suavidad por mi cuerpo, sin preámbulo que retrase o diluya la sorpresa, y allí, en el reposo de mis pechos te desprendes desatando en un gemido el nudo de tu garganta. He guardado un sueño donde todo cobra sentido si despierto tu agitación con mi tacto, si  recoges las señales para seguir el rastro y tu mente sólo sigue el sendero que mi piel le muestra, un sueño cubierto de osadía y donde el único riesgo es q…
Tu mirada se refugió en mis pupilas  tu susurrante amor, tus caricias… mis locos sueños fueron para ti y mis anocheceres,  momentos que atesoraba beso a beso, caricia a caricia… éramos dos cuerpos unidos.

Te vi musitar estrofas de deseo,  te hice dúo en ellas, cantamos hasta que morían las estrellas. Nos quedábamos unidos, sin movimiento,  sin decirnos nada, solo tus ojos hablaban a los míos,  con el único diccionario que existe, tu amor…mi amor.  silencios del alma, nostalgias bajo la niebla de los recuerdos… cuando mueren en la noche de los sueños.
Me gusta que leas  en braile sobre mi cuerpo, pues ese es el pergamino en el que endeleblemente llevamos grabada la vida, pausadamente lo surcas, convirtiendo mi tartamudez en la dicción perfecta, haciendo de cada caricia oratoria pulcra y es que nadie sabe con exactitud los kilómetros de piel por los que sus manos han viajado, pero cuando siento el latir de tus entrañas desbordarse, mi pensamiento se detiene en los miles de kilómetros que quedan por recorrer












No entiendo lo que pasa, aparece y desaparece el mago del amor.  Embruja, hechiza, enloquece, no tiene perdón. Electrifica la vida, subyuga, hace perder la razón.  Es el mago del amor, cautiva la savia que pone en la flor. Estremece rincones, enloquece de tanta pasión. Tan tarde que vino, ya se está secando el camino, se van muriendo los sentidos. Pero igual aparece y hace alumbrar el sol.
A light came into my eyes
Like a summer breeze,
It was your smile -
A radiance of such sweet
De light.
Have I met you before,
I wondered?..…
No, I would have known.
Have I felt that smile before?
How could I,
Yet still be alone?
You stood there,
Clear brown eyes a-sparkle,
Lips slightly parted,
I tried not to stare.
Did you even notice I was there?
A light came into my eyes,
Like a summer rose,
It was your beguile –
As if you'd beguiled me
Long ago.
Oh yes, your light fills my soul.


 De Dahl Simpson, Sydney, Gracias!!!

Náufrago.

"Cuando el Rey Lear muere en el quinto acto ¿Sabes que escribió Shakespeare?... Escribió "Muere". Es todo, nada más. Sin fanfarrias, sin metáforas, sin palabras brillantes. La última palabra de la obra más famosa de la literatura es "Muere". Solo a Shakespeare, un genio, pudo ocurrírsele "Muere", y cada vez que leo esas palabras, me invade el cuerpo una sensación de tristeza. Sé que es normal que sienta tristeza, pero no por leer que muere, sino por la vida que tuvo antes de irse. Yo ya viví mis 5 actos completos y no te pido que estés feliz porque me voy, solo te pido que pases la página, sigas leyendo y dejes que empiece otra historia. Y si alguien pregunta que fue de mí, cuéntales mi vida con toda su magia y termina con un simple y modesto "Murió".. "Todas las historias, hasta las que más nos gustan, tienen que acabar alguna vez. Y, cuando terminan, dejan paso a otra historia. Tu vida es una oportunidad: úsala. No es que no haya…
En cada gemido, en cada suspiro, y en silencio, beso la consciencia que nos alumbra, los momentos que nos unen cuando por las venas cabalga desbocada la pasión de este volcán que inunda mis sentidos.
Un beso envío a buscar a tu boca, besándola, amándola… te deseo, y desato el ruido de esta pasión.
Podría quererte eternamente en la mudez de mi calma y acariciarte pausadamente con la mirada,esperando que tras la sorpresa de tus ojos pueda ver el fuego contenido en tu garganta. Inmóvil en apariencia pero inquieta en el ardor interno que respira tu presencia, no sé si me acerco, no sé si te acercas todo sucede tan despacio  que la noche nos ampara en su paciencia. Hecha sólo piel con suspiros que no caben en mi  pecho observado tras pensamientos  palpitantes, errantes delatados en la inflexión de las palabras.
Con galopar suave primero, luego violento, desciendes por mis llanuras, tiemblas entre mis besos, entre mis piernas te vuelves vulnerable, como solo el deseo puede hacerlo...entregado... y abandonado a mi cuerpo, como pájaro en mis manos, sin que nadie pueda ya separarnos…y mis piernas alrededor de tu espalda, forman corona de impudor, en esta hermosa noche de luna y silencio.
... dejarme una dulce sensación y bañarme del rocío que al deslizarse vaya dibujando la silueta de mi cuerpo,
alentando el palpitar que transformado en impaciencia brote descontrolado de mi pecho.
El sudor será llovizna que levemente toca, haciendo que el brillo de mi piel sea la luz que guíe tu boca y por ella transitarán los besos buscando rincones en los amaneceres que cobijan mis sentimientos.
Envueltos en la íntima caricia que a través del roce vivo me haga vibrar delirante, con la seda de mis manos dejando rastros indelebles, grabados para resistir cualquier olvido.
En mi se liberarán los cautivos suspiros que como pájaros emprenden vuelo desde la cornisa suave de mis labios hasta más allá de todo silencio, mientras mis pupilas atesoran el placer como lunas llenas expresando el arrebato del momento.
Todo transformado en un osado sueño hecho posible por un instante de tu presencia.

 Escribo  sin coherencia, pero escribo lo que siento y es ahí, donde está mi único momento. En mis manos está el poder de rozar mis sentimientos, dibujando ilusiones al viento, segundos eternos,  dibujando caricias, delirios, momentos que me llevan siempre a ti... en tu cuerpo, queda escrita la mejor poesía de mis deseos,  y en mi piel, con tus besos, los mejores versos de amor.
Nostalgia, la luna es testigo de este amor encendido, me prohíbo decir tu nombre ...porque este amor esta hecho de un mar de tormento, de un fuego que arde sin consumirse, de una boca que jamás se sacia... es una insólita lujuria, un ensueño, del que será difícil despertar. No se si debo...pero sucumbo a tu cuerpo, te amo a escondidas, me asfixia la agonía pasiva, se mojan mis labios callados, y en tus manos queda el sabor de mi piel desnuda.
Quiero vivir contigo madrugadas, en las que despertemos juntos y sienta en el bolsillo del corazón, pedazos de nuestro amor.
No quiero jamás, vivir con miedo a estar sin ti…voy a caminar por las hojas y entre el viento, darte los miles de besos que no te di, y si un día te pido que me dejes ir… déjame preparada, para poder comenzar una nueva vida sin ti.
Estás ahí sentado, tan callado a una distancia mínima de mis brazos… sin tocarte, te miro y callo… te contemplo, te observo y te atrapo. Sin decir nada escucho el silencio que presencia nuestra soledad… Puedo sentir los latidos de tu corazón y como el aliento fresco que respiras se aproxima a mi lado, lo exhalo y ambos suspiramos.
Descubro el significado del silencio… es solo el comienzo de la larga despedida… la agonía de no tenerte, entonces mi corazón se embarga… sólo recordar ese momento me llena de satisfacción…. Descubro que te amo y que el silencio es el consejero de mis noches de desvelo…
Una gota desde tu boca diluida entre sabores, una sonrisa desde tus ojos que reposa en el respiro de tu mañana, una oportuna caricia de lento desliz sobre mis pechos, un indescriptible aroma desprendido de un sueño, una puerta para dejarse ir hacia el milagro de tu secreto, un color que tiña de fuego los sentidos, un poema que sea como aire penetrando tu agonía y el misterio en ti guardado develado cuando te beso.
No quiero perturbar tu noche, quiero que tu noche sea clara, serena, brillante, mágica, llena de estrellas. No quiero perturbar tu noche, tan solo soy visitante en esta dimensión, en este nivel. Estoy aquí en tu esquina, el viento ondula mi cabello de luces apagadas, sólo soy viajero deteniéndose por un instante, contemplo y me dedico a entrar en tu puerta. Tu habitación tibia, mi calle fría. Aspiro el aroma de tu habitación, marcado por el compas de tu respiración. Tu cabeza sobre la almohada, el pétalo de rosa sobre la mesa , tu rostro sereno, tus ojos de ninfa. El compás de tu respiración y el silencio de mi mundo. Tan cerca, casi toco tus sueños, tus pensamientos, pero allí los dejo para que sigan siendo tuyos, velo tu sueño y sigo caminando mi nivel. Allá me espero en la misma esquina, mientras me pregunto el por qué de la demora; y me explico, estuve buscando un beso que se extravió. Tal vez lo encuentres sobre tu frente… mañana mi amor.
Cuando te tengo el tiempo se detiene, la distancia se hace caricia, siento, vivo, y suspiro en ti. Tus húmedos ojos se hacen dueños de mi cuerpo, mi piel océano en tu boca, mi pasión crece ante tu mirada. Soy vida, luz, energía, y renazco a tu mirada, a tu lado, a tus besos y te gozo hasta tocar el cielo.
Cuantas caricias guardo en mis manos, cuantos besos llevo en mis labios, cuantas miradas de amor quiero ofrecerte, y tenerte a mi lado. Te doy un tierno suspiro que provoca este amor. Te obsequio cada latido de mi corazón, te brindo mi enjaulada pasión que desea salir y tener tu atención. Mi cuerpo te habla, mi boca te llama, mi alma grita que te necesita… date permiso, intenta escuchar cada latido y este respirar, acércate a mí, en tus brazos me quiero acurrucar y de este sueño no despertar,  nunca.
Sin pretender que te quedes para siempre te invito a permanecer a mi lado… Te invito a que me acompañes a mi viaje de sueños sin que te sientas obligado a seguir soñando conmigo.  Te invito a tomar el sol en tus manos ocultándose en un atardecer sin tener necesariamente que sentir el mismo éxtasis que yo.  Te invito a levantar los ojos al cielo para agradecer a dios sus bendiciones, sin que esto te involucre a tener el mismo credo.  Te invito a caminar tomados de la mano por la playa sin pretender que te mojes con el mismo rocio. Te invito a remar cuesta arriba en el rio de la vida sin exigirte que tomes el remo para ayudarme. Te invito a desplegar las alas de la fantasía… sin que ello te obligue a volar en mi misma dirección.  Te invito a cantar una canción sin que esto te obligue a aprender la letra ni la melodía. ...Te invito...

Pretendiente 2

Serás la boca que esbozará humedad más allá de la comisura de mis labios. Serás agua en el mar de mi pasión viajando por la corriente que te lleve a mi interior. Serás el fuego ardiendo en el que me condenes con placer. Serás  el ardor bullente desde mi piel para en cada palabra permanecer. Serás con delicadeza y sin torpezas las manos curiosas y ansiosas por descubrir todo en mi. Serás el susurro que provoque ese escalofrío desde lo profundo de mi ser. Serás tan solo el momento, pero intenso agitando mi latir. Serás simplemente tanto como te pueda sentir. 


... en el límite que separa tu piel de mi piel… en las caricias que te brindo cuando tus ojos andan perdidos en los sueños… donde te busco… donde te encuentro… en el sentir de tu respiración al aliento de mis suspiros… a los besos colmados en tus labios donde la pasión te pide su destino… a tu cuerpo con mi cuerpo a quedarnos sin aliento… a ti…
No quiero soltarte, ni quiero escuchar tu silencio, no quiero caminar sola. Quiero ir de tu mano, mecerme en la luz de tus ojos y beber de tus labios. No quiero soltarte, ni quiero sentir tu ausencia, no quiero volar en tinieblas. Quiero llevarte en mi piel, bajo mi sombra y acunarme en tu regazo.
La sombra nocturna ignora el silencio perfilado. En cada esquina calando hondo cada palabra de movimientos. Toda una noche con la misma figura como mirándome en el espejo del alma.  Maté el pasado pues quiero vivir en tu presente esperando tu mañana cultivada de tibios amaneceres.

Vivir junto a ti.

Palabras amorosas, miradas de pasión, sonrisas peligrosas, un mundo de ilusión, tus ojos cariñosos son imán para mí, quiero yo vivir junto a ti. Nací para quererte, te quiero con fervor que mi pasión despierte en tu pecho el calor, prefiero yo la muerte que vivir sin tu amor, quiero yo vivir junto a ti.  Brindarte mi bien, los latidos de mi corazón, jurarte también que serás tú mi altar de pasión.  El ala de la suerte me cubre con dulzor no deja que yo vierta el llanto del dolor, la vida yo te ofrezco vivámosla mi amor, quiero yo vivir junto a ti.  Mia serás no podrás ya negar que tu vida y el destino no lo puedes ya cambiar. Tuyo seré junto a ti viviré, Dios lo quiso así, contigo viviré.
Eres… el vestido de mi piel, la desnudez de mis silencios, el agua de mi manantial, la melodía de mis días, el susurro de mis noches, la humedad de mis labios.
Eres… mi verbo, mi verso, mi mano.
Mi lienzo, mi pasión, mi melodía, mi canción, mi inspiración, mi devoción, mi oración, mi tentación, mi adicción.
Eres tú… tu eres… mi poesía.
Me miro al espejo, me hundo en su reflejo, en la noche oscura y callada, y allí en el te encuentro, desnudándome con tus pupilas. Me miro al espejo, toco tus labios, mi boca se funde en ellos, tu lengua queda atrapada en su cauce, tus manos reptan por mi piel. Me miro al espejo, me abandono lentamente, a la sombra de tu cuerpo y a la velocidad del placer, hasta ser luz en nuestro amanecer.
La noche nació de pequeños suspiros de un corazón roto, que se pierde en ese lejano horizonte, y las estrellas como pequeñas gotas de cristal, aparecieron para pintar de plata la luna, tiñendo de gris su alrededor.
Me fui para seguirte amando, y tragarme en silencio las ganas de estar contigo, para dejar de llorar... y por más que intento olvidarte  solo consigo amarte más
Mi piel te extraña, mi cuerpo te seduce, te provoca, y  tus manos... ¡que palabras las definen, si enloquecen cuando me tocan!,  me desnudan poco a poco, surcan mi tierra, hacen camino en mi piel, y yo muero de sed, de ansias de ti.
Nuestras besos son brasas de fuego, hacen temblar nuestros cuerpos, que mueren de amor y de anhelo.
Poco a poco, bebí de tus labios, el calor de las caricias, de los delirios...donde el sol se asoma en cada amanecer, en cada anochecer de mi vida, donde me entregué suspendida entre la espera y mi amor, y donde solo existimos los dos… tú y yo.