Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2014
El día ha amanecido encendido de ti, mi cuerpo gritando fuego en la lujuria,  tus manos dibujando poemas  en la sábana de mi espalda, mi boca, lentamente, deslizándose,  en la sal de tu cuerpo.
Bebíste de mi cintura,  fuiste un pincel recorriendo mi piel, acariciaste mi entregada desnudez, mi excitación derramó olas de mar, mis gemidos susurros de amor, mi gozo sinfonía de placer.
Ayer,  fui primavera en tu regazo, hoy, mi cuerpo verano de gozo.
Dime si en las noches de soledad,  cuando la luna se asoma misteriosa  por el cristal sombrío de tu ventana, tu mano aún recorre el horizonte convulso de tu mente.
Ahí... donde mis labios con sigilo se colgaban  y tembloroso hasta el exterminio,  sudabas agitando cada milímetro de tu cuerpo.
Dime si el vello de tu nuca aún se retuerce acelerado,  cuando tu alma vaga presurosa en el erizo de las sombras,  con el deseo clavado en la punta de tu espasmo... ... Penetrar el recóndito escudriño de mis sueños,  y copular el subterráneo de mis besos.
Dime si las horas han menguado  la turgente lucha de tu cuerpo con las sábanas. Cuéntame del sudor nocturno que aún recorre tu letargo.
Muéstrame tu dedo enigmático al abrir la hendidura en el espacio de mi pecho para llevarme hasta ti... en la urgencia de tu orgasmo  que delira erizado por tu mano.
Y en el latido de tu noche, suéñame enredada en ti.
Qué dulce es reanudar el misterio que encierran tus labios, despacio,  pretendiendo descubrir el viento que sobresalta y despierta mi pecho en tu pecho,  lecho de olas,  travesía mullida de deseos,  de desahogos frente al mar  de nuestra desnudez.
No caben palabras, ni lo intentamos, tan solo se escucha  el aleteo de las sombras  zambullidas en el aire, presagio azul del amanecer.
Escucho tu silencio, el que me acompaña, en mi fría nostalgia.
Bebo de tu silencio, en la soledad de mis días, en las horas de mis noches.
Y yo te hablo,  con la voz de mis poemas, respondiendo a tu silencio.
Acuna en su espalda el brillo de la nostalgia acorazando el dolor de su castillo hecho de hielo, las sombras del atardecer no vencen sus murallas, sólo tejen filigranas de agua congelada que como péndulo, se mecen suavemente en lo largo y ancho de su enigmática mirada.
Cuerpo desnudo abrigado por el deseo. Piel estremecida al roce de tu tacto. Poros dilatados en la sintonía de sensaciones. Latidos que gritan entre las caricias de tu piel.
El cuero ceñido como piel, el metal encadenando como sentir, el cuerpo atento al instinto, el placer hipnótico de un gemido sumido en dolor, dulce oscura pasión, elegancia sutil de mujer, señora de pies a cabeza, de extremo a extremo, descalza sobre las brasas del deseo, el fuego ardiendo, los juegos que dejan de serlo, la posesión en la carne marcada, la entereza en la mirada grabada, la herida con agua y sal sanada, los sueños intactos cada mañana, esencia indomable de mujer, con el camino aprendido y recorrido a las espaldas, la sangre caliente en las entrañas, la vida intensamente vivida, la devoción como un orgasmo, la sumisión como entrega recibida, la dominación como reina en las alturas, señora luna dominando con su brillo, y la naturaleza desprendida en el sonido de tu nombre como esencia.




Necesito escuchar tu voz, sentir tu aliento, para llenarme de ti.
Necesito abrazarme a tus palabras, cobijarme entre tus suspiros, para embriagarme de tu esencia.
Necesito beber la fuente de tu eco, acurrucar mi cuerpo sobre el tuyo, para alimentarme de tu ser.

Beber de tus labios  océanos inagotables,  escuchar tu voz entre susurros de silencios, sentir los te quiero  que me dices con tus manos,  perder la noción del tiempo  cuando habitas en mi cuerpo,  morir despacio  si te pierdes en mi centro, beber tu aliento  y transportarme a tu universo,  pasar del cielo al infierno con el ondular de las caderas,  sucumbir en tus brazos  y renacer con tus te amo, reptar en tu piel adhiriéndome a tu esencia,  perderme en tus ojos  que reflejan mi deseo  y vivir despacio en la vorágine de tus besos.
El amor, la verdad, la vida, la inteligencia, el alma, el espíritu y los principios son estados invisibles, no los podemos ver ni tocar, pero si sentir y apreciar sus efectos. Existen, actúan, son reales. Son, están y ninguno de ellos se puede negar, siendo el amor  la fuerza más potente de todas las fuerzas y además la más sensible. 

Innumerables ocasiones son las que acostumbramos a utilizar esta palabra sin ni siquiera estar seguros de lo que en su totalidad es, interpretándolo aún así como un sentimiento o quizá como un valor.

¿Qué es amor? Difícil pregunta, hasta hoy creo que nadie ha podido dar un preciso significado de tan enigmática palabra. Amor, un sentimiento, un deseo, un anhelo, una vida, una realidad, en fin son tantas las palabras que hemos intentado emplear para describir algo que  sin duda es indescriptible.
La mayoría de las personas cree que el amor  es aquello que se siente por los hijos, los padres, los esposos, los enam…
En un instante en que el tiempo se para, en una vuelta en que los cuerpos se reciben, permanezco encima de ti. Me siento poderosa, dueña de ti, hechicera en la magia de tu cuerpo, seductora en tu mirada y deseo de tu deseo. Te siento crecer dentro de mí. Me muevo en movimientos que te envuelven, que te prenden más a mí. En tu mirada toda la fuerza de la pasión y del dolor dulce que antecede la explosión de esta deliciosa tensión. En tus labios que me llaman para un beso profundo, las palabras que ya no puedes callar, los gemidos que gritan tu placer, el reclamo silencioso que sueltas en cada gemido. Cabalgando frenéticamente tu cuerpo, fundo tu cuerpo al mío y juntos, sentimos la explosión en mil colores...
Recuerdo todavía mis miedos antes de mi propio casamiento, de las preguntas acerca de la convivencia, del desgaste, de lo problemas, de los hijos y del peso de esas palabras que hay que tomar como sagradas "Que el hombre no separe lo que Dios a unido".  Hoy cuando en el mundo quedan pocas cosas que realmente se hacen por amor, apostar por el matrimonio es como decir: " yo me juego por esto, intangible, glorioso, sacrificado, lleno de alegrías, para toda la vida" y eso no se puede hacer si no es con la conciencia plena de que hay que ponerlo TODO.  Alegra saber que juntos deciden  negarse cada uno para ser "nosotros" y empezar una vida rodeada de problemas que solo tienen sentido y son superados cuando está cerca el amor mutuo. Tantas y tantas consideraciones sobre el amor, tanta inquietud del corazón. Y ahora con las manos de tu amor en tus manos, con esas miradas juntas, y esas lágrimas puestas en común.  Por fin, ya está, se han casado. Bailaron con sus al…

OTRA VEZ

De nuevo esta noche quiero amarte, de nuevo esta noche quiero ser agua sobre el lecho de tu piel, que tus caricias nazcan en mi espalda y desemboquen en el mar eterno que forma mi cabello, que tus dedos surquen mi pelo, que notes como me estremezco a su contacto, quiero que tus manos de nuevo sean continuación de mi piel, sentirlas arrullarme. De nuevo esta noche quiero amarte, quiero que derrames el aceite en mi pecho, y que tu mano lo extienda. Quiero de nuevo sentir crecer mis pechos ante tus caricias, y entonces, de nuevo, notar tus labios sobre ellos..... De nuevo esta noche quiero amarte........
Aun siento como tus firmes manos se posaban sobre mis blancas palomas, acariciando mi piel cual suave terciopelo y en mi cara tu aliento que me quemaba, y bebías con avaricia mis besos. Tus manos seguían la senda de mi desnudo cuerpo y desembocan en los oscuros rincones de mis deseos, y allí, cual firmes centinelas del mayor tesoro que poseo, y cual ladronas de cuento, se apoderaban de mi voluntad de hierro. ¡Estuvimos así durante mucho tiempo, tú hiciste que me olvidara del mundo, que ya nada importara en mi pensamiento, por ti, me dejé robar hasta el último suspiro, y así te convertiste en mi dueño.
Balanceo mi cuerpo sobre el tuyo para entregarme al placer del amor, y recorres con tu lengua mis latitudes, y yo me estremezco entre tus caricias que van grabándose en la memoria de mi piel, y tus labios besan lentamente mi cuello,  y mi cuerpo exaltado va gritando de gemidos, eres ola en el placer de la espuma de mi océano, y yo el lenguaje derramado en el pozo de tus noches.
Una caricia es... sentir tu mano en la mía,  beber el licor de tu vida,  rozar tu cuerpo con mis labios, escuchar la melodía de tus besos,  abrigarme de tus palabras,  saborear la miel de tus sentidos,  acunarme con el aroma de tu esencia.
Acéptame como soy, loca, apasionada, eternamente soñadora seguramente con más defectos que virtudes en mi haber,  totalmente imperfecta,  pero franca y frontal.  Jamás intentes cambiarme, será en vano, ama mi ser auténticamente imperfecto, mi naturalidad es lo que me hace única... yo misma, sin máscaras conformistas, viviendo en mi armoniosa locura, impulsiva, a veces incomprensible. No quieras arrastrarme a tu realidad, déjame seguir creyendo en mis sueños y seguir estando presa, pero de mi autenticidad.
Te regalo mis labios para que dibujen tu cuerpo, mi sol para que los rayos reflejen el brillo en tu mirada, mi mar de sueños para que mis olas te envuelvan, mi brisa para que acaricie tu alma, mis segundos para que llenen tu tiempo y  mis vuelos para que alcancen tus sueños.
Hoy sueño...  Un amanecer de cálidos besos, un anochecer abrigado de sueños, una caricia infinita,  un suspiro de melodía sinfín, un sueño que al despertar continúe, una ilusión que no se detenga, que se borrar sufrimientos, que soy un pincel para pintar tus besos, una foto que me sonría al pasar, un alma que alimente mis sueños, que aprendí a desincrustar hipocresías, una fragancia envuelta en mis días, un beso que desnude verdades, una caricia que abrigue soledades, un hoy que no pida mañanas, un tiempo enlazado a tus días, una medicina que cure tristezas, una inyección de luces y vidas, una copa donde no naden las penas, un mar para bucear en tus nieblas, un caramelo con sabor a belleza, un sendero embriagando mi ser, un helado de besos ardientes, un chocolate de baños calientes, un viaje que no acabe nunca, un camino de ilusiones encontradas, una luna de mareas de amor, una estrella mirándome a los ojos, un arma que dispare sonrisas, una paloma que nos l…
En el silencio del alma se esconden los más bellos secretos del corazón.
El silencio no es la ausencia de sonidos, es un estado tranquilo en el que se puede oír lo que se mueve en nuestro interior con mayor claridad
En silencio se descubren maravillosas conversaciones que la palabra sería incapaz de pronunciar.
En el trabajo callado y tranquilo los dones de las personas se hacen visibles.
Es cierto que la palabra, cuando es clara y sincera, nos acerca a los demás, nos ayuda a darnos a conocer, nos muestra lo que los demás piensan y viven… pero, el silencio es el mayor grado de comunicación que podemos conseguir.
Abramos el cofre sagrado del silencio, compartamos lo que somos, lo que vivimos, lo que lloramos y lo que nos alegra..., en silencio, sin palabras.
Entremos de puntillas, sin hacer ruido, para no romper la hermosura que ofrece el silencio...
Madre estás en tu lecho,  pareces dormida. Te fuiste, y en tus manos inertes quedó, como un barco ya roto, la vida.Esas manos que nos bendijeron cuando sonreíamos en la cuna, esas manos dulces, esas manos santas, hechas de fulgores y de luz de luna. Esas manos buenas esas manos suaves, que sintieron siempre nuestras alegrías, que nos redimieron de todas las penas, que nos endulzaron todos nuestros días, ...   ahora están  inmóviles y  frías.Esos labios que nos sonreían como dos claveles, esos mismos labios que nos bendecían,  llenos de perfume, de amor y de mieles, esos mismos labios que nos enseñaron a agradecer, a perdonar y a olvidar al mismo tiempo y de donde salieron tantos, tantos besos, que fueron  el primer arrullo y el primer amor, ahora se encuentran tristes, desteñidos...Esos ojos puros que nunca tuvieron traiciones ni celos, esos ojos dulces que en la vida fueron la esperanza misma que flota en los cielos, en donde nos vimos siempre retratados y que realizaban todos los an…
...y me perdí en tu mirada, me encandiló su reflejo, me ahogue en un volcán de lava  y  ardí en llamas con tus besos.  
Las caricias de tus dedos recorrieron mi cuerpo, olvidándome la realidad compartí un hermoso sueño. 
Quedó mi aroma en tu lecho, impregnado en las sabanas, en noches inmemoriales y apasionadas mañanas. Rodeada entre tus brazos pintaba de colores el cielo, acariciaba tus promesas soñando un amor eterno.

Añoranza

Ven, venga aquí, a mi lado, quiero que conversemos de cosas, de historias... las tuyas, las mías, las bellas, las otras... las cosas del alma.
Miro tu pelo color gris plateado, refleja los años, los años pasados…miro esas arrugas, testigos del tiempo... cada una de ellas conoce su dueño..., ¿cuál será la mía?.

Te veo encorvada, tu espalda pequeña, tus hombros caídos,  tu paso es más lento, y tu voz bajita… ¡pero eso qué importa, terminaste tu obra... tiene treinta años..., cuarenta o cincuenta... eso es lo que cuenta .

Sírvame otro te, con esas manos…  las mismas que me acariciaban... las que me mecían, las que me abrigaban... las que cocinaban la mejor y mas exquisita  comida… hoy están cansadas, y tímidamente recorren mi rostro, que apenas distinguen tus pesados ojos... esos ojos lindos, esos ojos puros... llenos de esperanzas... colmados de asombro… Ellos descubrían mi alma apenada, mis luchas, secretos, angustias, silencios.

Tú siempre supiste lenguajes del alma... …
Hoy nuevamente te encontré y sin quererlo....otra vez yo fui sensible, al recuerdo de tus besos, y calor de tu piel, removiste mis memorias, agitaste sentimientos, de los días cuando juntos, los vivimos a placer.  Encendiste el dulce fuego, flama eterna de tu amor, que vivió a tu recuerdo y a ese triste adiós.
Ser madre es ser más allá de una misma, es saber de amores inmensos como el universo, es ser casa, guarida, colchón, almohada, manta que abriga, red que sostiene, agua que calma, es ser garantía, ciencia, prueba y error, todo junto. Ser madre es sentirse a cargo de los bienes más preciados de la vida. Es ser testigo íntimo de la perfección humana; es no poder zafar nunca más de la finitud, es poder más por otros que por una misma.  Ser madre es vivir eternamente agradecida. Ser madre es el mayor privilegio de la aventura existencial.  Ser madre es ser la naturaleza misma en expresión pura, es vivir enamorada, ser madre es tan simple y tan complejo como la vida misma, es convivir con pasiones desatadas, puras, masivas, intensas, poderosas, es vivir al ritmo del corazón, volcán en erupción permanente. Ser madre es mucho, es enorme, es intenso, fascinante, desgastante, demandante, exquisito, irrenunciable, alucinante, milagroso y hermoso.
Te amaré esta noche, profundamente, haré un juramento de amor eterno, me fundiré en un beso interminable, y pintaré de colores nuestro cielo. Cada vez que estás a mi lado mi corazón emerge galopando. Despierta  la mujer apasionada cada vez que me acarician tus manos. La sensación placentera del alma, el mágico momento de querernos, es un sentimiento que será eterno, porque así es el amor...  verdadero.

MAMÁ

Hoy quiero confesarte, desde el alma, que estaba equivocada, madre mía, la muerte nunca es un punto aparte, si un zarpazo, una profunda herida que llega a lo más hondo del aliento... Así te siento ahora por mi vida: un lamentarse el corazón, que acuna un dolor que lo llena y lo lastima. Hoy quiero confesarte, desde el alma, que estás dentro de mí: en caricias, en recuerdos, en viejos sufrimientos, en esperanzas, en  luchas y alegrías. Ahora entiendo ese  luto que llevaste tantos años por tu hijo  hoy ese luto se me vuelve una luz, preciosa guía, que al desamparo de la orfandad da fuerza, valor e ilumina. 
 Si miro para atrás siempre estás tú luchando por tus hijos sin fatiga... Nunca te oí una queja o un reproche, nunca un no puedo más o estoy vencida.  Fuiste honesta y luchadora, fuiste tierna espiga que alimentó de honor y orgullo noble nuestras  almas.  Quisiera  terminar  diciendo que has sido de tus hijos la heroína, un ejemplo de amor y de respeto, un espejo de aguas cristalinas, …
Soy luz, tiniebla, día en la noche, viento sin horizonte...
Soy palabra, silencio, susurro, oasis en un desierto..
Soy agua, ola, marea, sentimientos en la almohada.
Soy fuente, vida, manantial, caricia adherida a tu piel...
Soy reflejo, espejo, cristal, danza fundida en tu cuerpo...
Hoy quisiera que ... me regalaras tus amaneceres... que tu cálida sonrisa se hiciera mía... que vistieras mi cuerpo de tus besos... que tus dedos dibujaran alas en mi piel... que tus sueños me abrigaran en mis noches... que tus labios despertaran en mi boca... que tus manos recorrieran mi vientre... que tus letras fueran lluvia en mi espalda... que tus palabras fueran sinfonía de caricias... que mi pecho fuera duna en tu cuerpo...
Méceme en la cuna de tus piernas
rodéame entre tus brazos
y bésame dulcemente
con los labios encendidos.

Mírame a los ojos fijamente
háblame con la mirada
acaríciame con la vista
y descúbreme desnuda.

Siente el calor de mi presente
con la mente del futuro
y hazme saltar exaltada
por el fuego que despido.

Derrámate en mi 
y haré de tí..
el hombre más feliz y dichoso
que en mí ha confiado..

El deseo tiene nombre
y apellido
el amor es la virtud más
grata y generosa.

Y tú eres las dos cosas....