Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2014

Cerrando un ciclo

Si hay una característica que define a la vida, es que ésta se encuentra compuesta de ciclos; estos ciclos que la componen son como círculos que se van abriendo (en la enorme diversidad de motivos) a través de determinados momentos del camino. 

Algunos de ellos viven pequeños momentos, son inmediatos, apenas pasaron como un suspiro, ya cierran su tiempo; otros en cambio son de un recorrido más extenso, y llegan a ocupar grandes espacios de nuestro tiempo. Los ciclos, al cerrarse, al completar su trayectoria, consuman un recorrido físico, pero realmente su círculo, su real propósito, culmina en su recorrido .conceptual, que es aquel cuando deviene en experiencia, porque los ciclos solo se cierran si nos dejan su fruto; un ciclo se adormece solo cuando ha despertado en nosotros otras ideas más grandes, cuando nos ha desvelado a horizontes más lejanos por conquistar. 

Un ciclo se cierra cuando sobrevive como nuevo impulso, cuando ha sabido abrir otro ciclo más superador. Es maravilloso v…

Adios año viejo, adios... Núria Sant Cugat del Vallès, Catalunya

Te dejaré mientras suenan las campanas que te despiden y a mí me hacen más vieja aunque ya sabes que nada me acompleja el lucir en mis cabellos nuevas canas. 
Te alejarás para siempre en un minuto, el breve espacio del balance obligado de lo vivido, lo perdido y lo ganado, de mis momentos de alegría y luto. 
Te llevarás un año más y mi empeño por ser un poco más dichosa cada día a pesar de no alcanzar lo que se ansía, ya que la vida muchas veces no es un sueño. 
Me dejarás sabor a caramelo de lo bueno, que por breve aun es más bello, de esos instantes en que se me erizó el pelo, de esos momentos en los que toqué el cielo. 
Con lo triste y doloroso, viejo año, prenderé una hoguera en tu partida y sin rencor ignoraré en tu despedida que algunas veces también me hiciste daño. 
Te diré adiós sabiendo que te llevas en tu equipaje algún sueño incumplido que quizás mañana caiga en el olvido porque este nuevo me traerá nuevas ilusiones.

Carta de despedida de Gizela Rudek Jaworek

He cerrado la maleta
y chequeado la hora en que sale el tren
He preferido verte partir bajo otro cielo
Junto al fiel trino de mis tantas madrugadas
he tomado café esperando la luz del día
Hoy está más enérgico de lo usual
Sabe que te voy a escribir mi adiós
y canturrea mis recuerdos a todo pulmón
consciente que siempre algo olvido

Te dejaré esta carta en una maceta con rojos geranios
Con ella me despido
En ella te dejo un beso marcado de carmín cereza
y todo mi amor
En sus márgenes algunas lagrimas cristalinas
Los últimos sustos que erizaron mi piel
Y un par de poemas que te escribí con el alma
pero tú solamente leíste

En ella incluyo para que por favor te lleves
Lo que ya no puedo ni debo
Inútiles que no quiero padecer
y todas las NO respuestas que me he empecinado en desoír
Tampoco olvido dejarte
mis necedades tan recurrentes
y en folio aparte por lo extenso
un P.D con mis tantísimos errores
Pero anexada y bien engrapada
incluí la indulgencia que hoy que me dispe…

FIN DE AÑO.

Nuevamente ya estamos deseosos de que termine un año y que comience luego el otro, seguramente porque tenemos esperanza de que el año nuevo que está a punto de llegar, sea mejor que el que se va y se cumplan ahora aquellas cosas que tanto necesitamos, este anhelo parece ser el mismo de cada fin de año.
Durante un año nos suceden muchas cosas distintas, situaciones dulces y otras amargas, algunos propósitos de años anteriores se cumplieron y otros se quedaron postergados. También es cierto que al escarbar el día a día del año que se va, encontramos instantes que debemos agradecer por haberlos vividos, no obstante, queremos más. Seguramente queremos más, porque el hombre vive de la esperanza y es bueno recordar algunos sinónimos de esta esperanza, confianza, fe, seguridad, certeza, ilusión, expectativa, anhelo, confiar, creer, aguardar, convicción, entusiasmo, etc.
Pero antes de que finalice el año, casi nunca lo hacemos, pero debiera ser necesario y conveniente al final de cada per…

No ahora.

Y no puedo más que mirarte entre mi insaciable juego de tentarte y mi necesidad de besarte…  No puedo más que con mis ojos llameantes llevarte al fin del sueño y hacerlo un hecho, así que dime, susúrrame la vigilia de tu deseo, que hoy seré aquello que soñaste hecho carne, reptando sobre tu cuerpo… Y no dejes de mirarme, no dejes de alimentarme con tu cálido aliento merodeando cada pedazo de mi cuerpo. 

Desnúdame con tus pupilas encendidas y con la sutileza de tus dedos, y siente como mi cuerpo vibra y se estremece al besar tu cuello mientras me llevas sobre tu pecho… 

Víveme, dibújame lento tu sueño, dímelo al oído, mientras me posees entre tus manos y tu boca, prendiendo cada centímetro de mi cuerpo…tu cuerpo… 

No soñemos, no ahora, viajemos despacio cada curva y recoveco, seamos un hecho anclado en nuestro tiempo, éste que ahora nos mece entre gemidos y deseo, latiendo, floreciendo… Y que el sueño se fugue ...

No dejes de mirarme, no dejes de sentir mis pupilas tentándote y llevándote……
Navidad sensación sublime. Uno se deje llevar por el sol naciente, se predispone a saborear las esencias de los deseos. También Navidad es un deseo, que nos fuerza a amar.
Las palabras de Navidad son ese mimo que todo corazón busca, ese impulso a nacer con ese Niño, que se hace tan nuestro, tan próximo, que podemos tratarle como un recién nacido. ¡Qué mejor consuelo para el rostro sufriente del planeta que el alma de un niño! Un niño que reconoce a la madre  por la sonrisa. Un niño que conserva el alma de poeta en un mundo cósmico. Un niño al que, con una pizca de ternura, le ganas el corazón.
En la palabra Navidad, sin duda, nace la luz que mejor nos alumbra. Calienta pero no quema. Alumbra pero no encandila. Consecuentemente, ningún ser humano se le resiste. Junto al recién nacido nos sorprende la memoria de saber que yo también existo y que cohabito con el niño que nos pertenece de por vida. ¡Qué ningún adulto mate a su niño, al niño que le sostiene! Junto al recién nacid…
F estejando la armonía 
E n todos los hogares 
L a navidad se llena de amor 
I ntentando eliminar sombras 
C ubriéndonos de ilusión
E ntre las estrellas de la noche 
S obre los silencios de paz 

N oche buena cálida 
A mor en nuestras almas 
V idas cubiertas de alegría 
I nvitando a todos
D ispersando sonrisas
A lmas unidas 
D ías de paz 
E strechados de amor 
S iempre desde nuestro interior.
Todos recordamos con nostalgia aquellas navidades de hace años: la ilusión de los niños por armar el árbol y hacer el pesebre; las tarjetas para los amigos y parientes; la familia reunida en torno a la mesa, la cena de Nochebuena y la Misa del Gallo; el pan de pascua y todo esos dulces tan esperados; la ilusión de los juguetes que nos traía el viejo pascuero y teníamos que poner los zapatos para que no se olvidara de nosotros, la esperanza de un Nuevo Año mejor...  Sinceramente: ¿Qué nos queda de todo aquello? 
Hoy los niños ya han elegido sus regalos en las revistas que publicitan las grandes tiendas y sus papás se los dan pronto, se supone que para que los disfruten durante toda la Navidad... 
La Navidad es una fiesta llena de nostalgia. Se canta la paz, pero no sabemos construirla. Nos deseamos felicidad, pero cada vez parece más difícil ser feliz. Nos compramos mutuamente regalos, pero lo que necesitamos es ternura y afecto.
Cantamos a un niño Dios, pero en nuestros corazone…
Navidad es el nacimiento de la Luz que ilumina a todo hombre que viene a este mundo, de la Justicia que nos llueve del cielo, de la Verdad que brota fértil del suelo del amor, de la Paz para el corazón que hace al hombre de buena voluntad unirse a sus hermanos  con el suave vínculo de la caridad fraterna.
De forma muy sencilla, pero con voz nítida y fuerte, quisiera decir que tenemos la necesidad de vivir en paz con los demás y en guerra sólo con nuestras miserias internas.  Aprovechar las buenas intenciones de todos o casi todos en esta fecha, para desear, y poner en práctica efectiva, la debida gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a todos los hombres, no importa su mala o pésima voluntad.  Que la noche buena nos muestre el camino que conduce al deseado bien, esa serenidad de los espíritus que quisiéramos ver posada sobre el corazón de cada uno. Porque de la paz interior de cada uno, nace la paz del mundo, que es la misma paz del prójimo, sin posible discriminación.  Paz palabra hermosa, sementera inabarcable que estimula y mueve voluntades, no es perecedera. Hoy es tiempo de hacerla al viento, para que sea oxígeno que abarrote nuestros pulmones, acompase con su música el latido de nuestro corazón y sea por el año entero, fecunda.
Estás en mi, rozando mi ser completo como luz eterna de mis hermosas mañanas, viviendo como mi aliado entre mis sueños eternos, rozando mi paz con tu amor que crece en cada una de mis infinitas miradas. Estás en mi.
Quisiera estar segura de haberte enseñado… a disfrutar del amor, a confiar en tu fuerza, a enfrentar tus miedos, a entusiasmarte con la vida, a que pidas ayuda cuando la necesites, a tomar tus propias decisiones, a ser una buena amiga de ti misma. 
Quisiera estar segura de que aprendiste… a decir o callar según tu conveniencia, a quedarte con el crédito de tus logros, a no estar pendiente de la aprobación de los demás, a no absorber las responsabilidades de otros, a ser consciente de tus sentimientos y a actuar en consecuencia …a poner límites, a sostenerlos, a tomar más riesgos, a aceptar los cambios, a realizar tus creencias, a ser capaz de llenar primero tu copa y luego la de los demás, a planear tu futuro pero no vivir en él, a valorar tu intuición, a tomar tus propias decisiones, a hacer de la comprensión y el perdón, tus prioridades, a aceptarte como eres, a aprender de los encuentros y de los fracasos.
Navidad, celebración en la cual la mayoría de las personas nos damos permiso de ser felices, la Navidad hace de diciembre un mes especial, nos  animamos a soñar,  a reír; tratamos de olvidar por un instante los problemas. Navidad, hace de diciembre el mes de las reconciliaciones, de la unión, de la solidaridad, brinda la oportunidad perfecta para escapar por un instante de la tensión, oportunidad perfecta para experimentar un poco de paz... Permitamos que en  esta Navidad la paz, la esperanza, el amor y la convicción de un futuro seguro llenen nuestra mente y corazón para siempre.  Dios los bendiga en esta Navidad, y les conceda alegrías, paz y felicidad. 
Soy ese instante, soy esa quimera, soy ese sueño que tanto anhelas.  Soy imperfecta, soy precavida, soy esa alma inquieta que te turba el alma.  Soy en blanco a veces en negro, no hay grises en mi vida, pues los cambio por colores. Puedes verme triste, puedes encontrarme alegre, soy imperfecta. y ese pequeño defecto es lo que me hace distinta.
Tengo un pequeño deseo entre mis deseos y en mi mente tu recuerdo, ansiedad expuesta y cuando llegue ese descontrol que me provoca sentirte, dentro del mismo descontrol penetrante me volveré exigente... explosiva...impulsiva dedicada a sentirte y esperar derretirme en ti.


Estás en mi. Te miro en mis recuerdos y comprendo que eres tu en mis ojos profundos, quedándote para siempre como parte de mi mundo
Estás en mi, suspirando con tus besos que dejaron huellas en mis labios, saciando  mis placeres con tus lagos de amor consumado, cayendo entre las sedas como el roce de mi cuerpo enamorado, quemando como fuego entre tus brasas de pasión que toca mis deseos alocados.
Estás  en mi, como las madrugadas que fantasean en brazos de los fieles enamorados, como las ilusiones que se cubren de corazones quebrantados.  Como los niños se consuelan en su dolor desolado, del regazo de su madre haciendo su pesar olvidado.
 Estás  en mi, como las mañanas le sonríen inocentes a las caricias del sol ilusionado, como las noches se hacen cómplices de la luna que susurra sus secretos al silencio.  Como las lluvias que se abrazan sutilmente a las praderas dejando recuerdos de sus perfumes mojados.
Estás en mi, como los ríos que se entrelazan con los infinitos cielos, como las aves que se besan coqueteándole al atrevido viento, como las flores que se enamoran de las fragancias de sus campos en primaveras, como las frágiles hojas que lloran al caer de sus cálidos lechos.
Te cuelas sigiloso por mi ventana, sin pedirme permiso me invades, buscando deseoso mi piel sedosa.

Sediento bebes mis aguas peligrosas, sorbiendo con tus labios cada centímetro de mis ganas.

Inundas mi cuerpo de tu placer, extasias mis palpitaciones, tronando como un resplandor de luz.

Bebes mi pecho entre besos, emborrachándote del vino de mi delirio, tomando el fruto prohibido de mi carne.

Te apoderas de mi cuerpo, absorviendo mi desbordada lujuria y apasionadamente rendida, sin condiciones,  me entrego a tu viento.
María
Gloriosas las horas a tu sombra, infinitamente en tus brazos, poseída por el encanto, por el encanto de la dicha...  siento que voy a desfallecer.
Tengo deseos de sentirte, de que juegues con mi pelo, con el sendero de mi norte, de que tus dedos desciendan sobre mi piel.  Tengo deseos de que vuelvas a mirarme, que me absorbas lentamente con tu boca, deteniéndote en cada uno de los poros de mi piel, de que tus besos se adhieran a su redondez.  Tengo deseos de ser pasión en tus ganas, de dar respuesta a tus vuelos, de que te quedes adosado a mi piel hasta que el deseo cabalgue entre nuestros latidos.
Cuerpos enlazados, que sienten desde tu boca mojada de mar y mis labios empapados de ti.  Manos que viajan, que vienen y van, que vuelven y recorren el laberinto de pasiones.  Miradas de luz que penetran en el interior latiendo en el vaivén de los cuerpos desnudos susurrados por amor.
Dómame hasta caer rendida en tus brazos, atrapada en tu piel, vencida en tus labios acurrucada entre los gemidos insondables de tu éxtasis...
Atrapa esta rebeldía de adolescente que has despertado en mi cuerpo... hazla tuya, entre enternecedores besos y apasionadas caricias, quiero marearla  entre los espasmos profundos de tu cuerpo... quiero romperme en mil pedazos, gritar de desconsuelo en placer cuando alcance la plenitud de tu pasión..

"Club de los Poetas Muertos"

«No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita.    Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina,  el derecho,  el comercio,  la ingeniería... son carreras nobles    y  necesarias para  dignificar la  vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos»

Si te vas….

 ¿Sabes amor que quisiera si te vas? que  no  puedas olvidar el tiempo entre nosotros, que recuerdes por instantes  esta historia, los sucesos, las andanzas con sus riesgos y cuanto  te supe amar.
Que no olvides para mí un momento, un suspiro y sea lento su gemido, y este calme mi sufrir, que por las noches recuerdes las entregas… las pasiones de los días…. ilusiones que vivíamos tu y yo. 
¿Sabes amor… que quisiera si te vas? Que no logres olvidar a quien  un día tanto te amó         
Vivir, vivir aceptando de una vez por todas mi naturaleza y mis extremos,  vivir arando con pasión los versos que marcaran mi paso por la vida, vivir sin la ansiedad de la espera de ser condenada por ser sólo yo misma.
...y así me quieres en esos instantes de atracción y fuego, cuando construyes mi figura hecha para ti de éxtasis y embeleso, para ser realidad despierta más allá de los sueños, como un luminoso momento que opaca todo lo demás. Hasta sentir el espasmo de mi vientre cuando te tengo meciéndome para perpetuar las huellas que dejas en mi, muy dentro y tu boca llena de sed resbalando por la suavidad de mi piel con el tacto perfecto y exacto de los labios para besar sin precisar ver. Porque si fuera un sonido, seria el gemido incesante que aflora de mi boca.




Llevo mucho escribiendo mensajes de piel  en la envoltura frágil de una roca, jeroglíficos sin nombre que sólo tu puedes entender.  No puede costarte tanto encontrarme, si tu sueles tantear mis caderas con la premura del hambriento, si tu sueles devorar mi mirada con la seguridad de saber que seguiré el camino que me trazaste.  Estoy acá, desvestida y transparente, hecha alma, manantial de emoción, esperando que recorras mis pabellones y entonces instales la dicha para siempre.

Poema 5

Para que tú me oigas mis palabras se adelgazan a veces como las huellas de las gaviotas en las playas. Collar, cascabel ebrio para tus manos suaves como las uvas.  Y las miro lejanas mis palabras. Más que mías son tuyas.  Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.  Ellas trepan así por las paredes húmedas.  Eres tú la culpable de este juego sangriento.  Ellas están huyendo de mi guarida oscura.  Todo lo llenas tú, todo lo llenas.  Antes que tú poblaron la soledad que ocupas, y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.  Ahora quiero que digan lo que quiero decirte para que tú las oigas como quiero que me oigas.  El viento de la angustia aún las suele arrastrar.  Huracanes de sueños aún a veces las tumban  Escuchas otras voces en mi voz dolorida.  Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.  Ámame, compañera. No me abandones.  Sígueme. Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.  Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.  Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.  Voy haciendo de todas un c…
         Me sometiste a tu intención obteniendo de mi boca la expresión que nadie más engendró, ni engendrará en mi, cuando el descontrol gobierna mis ansias y se vuelve una oración desgarrada en la urgencia de la respuesta deseada. 
La figura de un nombre lucirá como cicatriz permanente en el territorio complaciente de mi cuerpo, marca de propiedad privada sobre el cielo vivo de mis pechos, tácito pacto que precede a la suplica de mi ruego. 
Y nada fue antes como no será igual después , al caer a tus pies pero sin rendición, derretida y dominada por el hambre aún latente queriendo llegar una y otra vez a tocar ese instante perfecto en que fui moldeada a placer. 




Desnuda, débil, ansiosa arrimo mi cuerpo al bosquejo de tu imagen.

Con la fantasía diluida en la piel contemplas silencioso la cercanía, el calor sudado que expelen mis poros.

Lentamente, abro mi boca, un volcán consume, seca esta ansiedad y suplico más.

Más de esta angustia derrochadora, más de este puñado apocalíptico, más de este misterio.

Una fugaz eternidad me humedece  y condensada busco en la aurora un apellido para este sueño.

Sutil, desnuda, débil, semi plena, semi complacida,   contemplo mis dilatadas pupilas frente al espejo que silencioso no dice nada.
Es que alimentas sueños con mi figura y la imaginación delirante se deja tentar, queriendo tu lengua por mis contornos pulir detalles y explorar hasta provocar contorsiones en mi. Siento tus manos escapando a realidades para vestir silencios con lo susurros de mi boca, que la calma pierda la razón y sea imperfecta al estar contigo. 





...tiempo atrás

Sopla impaciente y fiero el viento, las hojas se mecen tristemente...  invierno que comenzó en lamento, gélida sesación de no tenerte.  Pero me cobija el recuerdo de momentos tuyos y mios, sé, quizás suena algo absurdo, pero en la nada no tendré vacios.  En la espera de atesorarte, voy tejiendo versos que abriguen tu inquietud, espero que al leerlos estés sonriendo, mi lealtad a ti es una virtud.  No estás presente, pero no eres ausencia, te tengo y te siento a mi modo, porque te amo con toda conciencia  a pesar de todo.

Me gusta

Me gusta perderme en la inmensidad de tu encuentro, así despojando al vacío de tu ausencia, impregnando mis horas de ti, presagiando el compás de tu espera, inventando el silencio por ti. Me gusta perderme en la inmensidad de tu encuentro, allí, donde vistes mi piel del susurro de tu pelo, donde hieres con tu voz la caricia que retengo, donde esculpe tu mirada la razón de mi sosiego, Allí. donde empieza tu horizonte y termina mi entereza, allí es donde quiero perderme.
Vivir, vivir con un corazón que revienta de emoción con inusitada fuerza, vivir aunque mis lunas dejen huellas húmedas a cada paso,vivir tatuándome en la piel los rayos vivientes del universo entero, vivir desgarrándome en pedazos las carnes en cada uno de mis versos.
Vivir, vivir entre oscilaciones de una gran montaña rusa, sin temor a la caída, vivir y tratar de encontrarme a pesar de que la luz pareciera ser efímera, vivir intensamente el presente antes de quedar eternamente  dormida, vivir en la fugacidad de un tiempo  que se desgasta entre las manos.


Vivir, vivir amando la esencia del amor y por amor de cara al viento, sin prisas, sin que importe la opinión de falsos puritanos, sin miedos en el vértigo de pasiones que remecen los cimientos, en la luz de un nuevo sol, sin la amenaza del reloj que corre a prisa.
Se rompen las horas, segmentadas en minutos, mis noches son solo sueños, y me siento feliz a pesar del llanto.

Beso la almohada, donde durmió tu risa, bajo cortinas, apago locuras que tus labios dejaron encendidas.

La tiranía de mi piel se hace belleza y me siento sirena, cuando tus ojos me desnudan sin piedad.

Te sabes dueño de mi boca, que te busca, te besa… y que se hizo adicta al sabor de tus besos

El Principito

"Hace millones de años que las flores tiene espinas y hace también millones de años que los corderos, a pesar de las espinas, se comen las flores. ¿Es que no es cosa seria averiguar por qué las flores pierden el tiempo fabricando unas espinas que no les sirven para nada? ¿Es que no es importante la guerra de los corderos y las flores? ¿No es esto más serio e importante que las sumas de un señor gordo y colorado? Y si yo sé de una flor única en el mundo y que no existe en ninguna parte más que en mi planeta; si yo sé que un buen día un corderillo puede aniquilarla sin darse cuenta de ello, ¿es que esto no es importante? 

Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que las mire para ser dichoso. Puede decir satisfecho: "Mi flor está allí, en alguna parte…" ¡Pero si el cordero se la come, para él es como si de pronto todas las estrellas se apagaran! ¡Y esto no es importante!"
Deja que tus manos naufraguen por todo mi cuerpo que desciendan por la duna de mi vientre.

Deja que tus dedos sean pinceles que delineen mis formas, que pinten de mil colores mi pecho.

Deja que tus manos sean tobogán en mi espalda, que me dibujen caricias desnudas.

Deja que tus dedos se abran para embriagarme germinando destellos en mi piel.

Deja que tus manos atraviesen mi alma y reposen en mi corazón.
María
Por esos labios que no he besado, por el mirar de esos ojos que aun no he visto… te rescataré, y cuando te tenga,  serás el tesoro que guarde en las venas, la magia de sentirte, seré huracán, seré tormenta, seré reposo de tu alma...sin inmadureces. Yo fácilmente cederé... apaciblemente renuncio,  pero has de aceptar, que aunque muy rebelde…me entrego..
Mi piel es rozada por la desnudez de tu mirada, se balancea en las pupilas de tu deseo, eleva tus sentidos despiertos.
Tus ojos me desvisten entre caricias,  mi cuerpo se arropa entre las huellas de tus dedos convirtiéndose en la playa de tus sueños.
Y mi piel se hace agua entre tu boca y escenario de gemidos y memoria en el recuerdo.
Eres la boca que esboza humedad más allá de la comisura de mis labios. 
Eres agua en el mar de mi pasión viajando por la corriente que te lleva a mi interior. 
Eres el fuego ardiendo en el que me condenas con placer. 
Eres el ardor bullente desde mi piel para en cada palabra permanecer. 
Eres con delicadeza y sin torpezas las manos curiosas y ansiosas por descubrir todo en mi. 
Eres el susurro que provoca ese escalofrío desde lo profundo de mi ser. 
Eres  el momento intenso agitando mi latir. 
Eres simplemente tanto como te puedo sentir.
Cuando te tengo el tiempo se detiene, la distancia se hace caricia, y siento, y vivo, y suspiro en ti. 
Y mis húmedos ojos se hacen dueños de tu cuerpo, mi piel océano en tu boca, mi pasión crece ante tu mirada. Y soy vida, luz, energía, y renazco a tu mirada, a tu lado, a tus besos y te gozo hasta tocar el cielo.
Deseo cubrir mi cuerpo con tu piel, y sentir el cálido roce del tuyo, que me bebas  a besos,  sorbo a sorbo, y me atrapes con tus brazos.  
LLéname del  aroma de tus poros, quémame con el fuego de tu mirada  y sigamos juntos al compás de la danza del amor.



ARCO IRIS, Mario Benedetti

A veces por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea

sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros
frágiles
como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo

sonríe
y usted nace
asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente

y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía

llorar
sólo llorar

entonces su sonrisa
si todavia existe
se vuelve un arco iris.
Ámame así... con palabras mudas, entre silencios que gritan, alborotando mis latidos, volando entre mis letras.

Ámame así... meciéndome entre caricias, con la brisa de tu mirada,la que traspasa mis pupilas, en esta primavera de colores.

Ámame así... a la luz de la luna, encendiendo la oscuridad en la noche, sintiendo el ardor en tu mirada, intercambiando nuestros suspiros.

Ámame así... en mis días soleados, en mis noches de lluvia, entre tus dedos mi cuerpo latiendo, mezclando tu tinta entre mis versos.

Ámame así... deteniendo el tiempo, entre las horas lentas, en el glorioso pecado, ardiendo nuestros cuerpos, haciendo del deseo nuestra locura.

Ámame así... eufórico, crucificándome con tus caricias.


María 
...hermoso movimiento, secreto, dócil como el cuerpo de una fiera, el rojo de la pasión en un momento inolvidable, un despertar mágico con una sonrisa ingenua, huellas frescas en la mañana, herencia de las estrellas, eso,  eso será tu recuerdo.
Cuando te tengo el tiempo se detiene, la distancia se hace caricia, y siento, y vivo, y suspiro en ti. 

Y mis húmedos ojos se hacen dueños de tu cuerpo, mi piel océano en tu boca, mi pasión crece ante tus ojos. 
Y soy vida, luz, energía, y renazco a tu mirada, a tu lado, a tus besos y te gozo hasta tocar el cielo

Todo contigo

...que la piel se eleve entre caricias descendentes, cayendo en picada sobre tus ganas y las mías  Que tus manos declinen más allá de mi columna, en la curvatura de mi espalda, donde mi razón se vuelve gemido y tu cordura jadeo.  Allí... donde asido a mi te quiero, donde el baile de cuerpos se vuelva profundo, donde apretada a ti me pierdo y me encuentro.  Y bésame... lento, acariciando  mis labios con tu lengua, despacio... arrancando de mi boca suspiros quedos que solo se pueden escuchar con la piel.  Y huéleme... sin prisa, llenando tus pulmones de mi aroma, a pequeñas bocanadas deja que entre en ti, que invada tu mente con mi olor a hembra que desea y quiere, que necesita y ama...  Y mírame... fijamente, atraviesa mis pupilas con las tuyas, déjame verme en ti, en ese reflejo ardiente que son tus ojos y que me hace ver bonita en cada encuentro...  Y escucha... mi voz  que quebrada por temblores implora... pide... desea...  Implora sentir el desgarro del alma a través de la piel...…
Este amor maravilloso que me parece mentira. Un sueño jamás pensado. 
Este amor que estremece corazones y hace exclamar muchas risas que son sólo de emoción, es una alegría que llena el alma, un descubrir de sensaciones, una queja bonita que nace en el pecho, es el huracán embravecido, el placer, el dolor, es la mirada que hechiza, el que da todo, eso eres tú, mi verdadero amor.
Dejame una dulce sensación, báñame de rocío y que al deslizarse vaya dibujando la silueta de mi cuerpo, alentando el palpitar que transformado en impaciencia brote descontrolado de mi pecho. 

El sudor será llovizna que levemente toca, haciendo que el brillo de mi piel sea la luz que guíe tu boca y por ella transitarán los besos buscando rincones en los amaneceres que cobijan mis sentimientos. 
Envueltos en la íntima caricia que a través del roce vivo me haga vibrar delirante, con la seda de tus manos dejando rastros indelebles, grabados para resistir cualquier olvido. 
En mi se liberarán los cautivos suspiros que como pájaros emprenden vuelo desde la cornisa suave de mis labios hasta más allá de todo silencio, mientras mis pupilas atesoran el placer como lunas llenas expresando el arrebato del momento. 
Todo transformado en un osado sueño hecho posible por un instante de tu presencia. 



Desnuda de piel y de conciencia, expuesta a los sentidos y vibrando,  entregada al roce, como si fuera ese instante el primero. Robo cada aliento al aire que me reclama, me vuelvo la fuente inagotable del deseo y crezco hasta la grandeza con el ímpetu que hace que todo cobre vida con extrema impaciencia y despierto con la humedad habitándome y te  reconozco en ella.




Desabrochas los botones de mi piel con la íntima ternura de tus labios incorrectos …
Me desvistes poco a poco de mis miedos y acaricias la raíz de mi deseo , y me cuentas  los lunares , y me escribes un beso nuevo , y te enredas entre mis piernas…

Amparada por el brillo de tu cielo en tu cuerpo vivo,  encuentro la caricia que culmina mi universo …



Hambre de ti, eso tengo, de qué me subas los colores mientras repto por tu cuello y susurro en tus oidos lo mucho que te quiero…

Hambre tengo de tus manos, de tus labios, de tu aliento, de tu cálida mañana, de tu piel, de ti, que ávido y presto estremeces mis adentros…

Hambre vivo de tus ojos, raíz y espejo de mis versos, de tu espalda, del aroma de tu pelo,  de tu sonrisa, de tu cuerpo…

Hambre, amor , hambre y codicia de tu boca es lo que tengo...

Es necesario

Una relación entre almas se sustenta en la amistad, la confianza, la admiración y el interés por las actividades y sueños de la pareja. El respeto mutuo, la sinceridad y la complicidad fortalecen el vínculo, así como el honrar y valorar la relación. 

El erotismo es esencial en la relación de pareja: nos gusta estar cerca del otro, sentirlo, tocarlo, y no sólo en la intimidad sexual.  El placer y el disfrute refuerzan el vínculo entre la pareja.  La valoración recíproca es otro de los fundamentos del amor. Necesitamos ser amados como únicos e insustituibles, brillar con luz propia en la relación.
Según Alberoni: «Una pareja sigue enamorada si las dos personas cambian, crecen, se transforman y se reencuentran, se redescubren, y se vuelven a ver con los ojos resplandecientes del estado naciente». 
Por eso es esencial preservar aquello que hubo en la atracción inicial, en los albores del encuentro, para poder recurrir al fuego original en los momentos de oscuridad. Así pues, en una relación d…
No me conformo con menos de todo de ti. Lo quiero todo y más: Tu dentro y tu afuera.
El más y el todo, el aún y el siempre...
La esencia y la estela, el antes y el después;
el aquí, ahora y siempre...
Te doy mi alma para que me entregues tus palabras quedas y tus silencios no rotos...
Te cambio el placer de saberme tuya por la melodía de tus caricias...
Tus despertares por mi gozo y tus noches por mi entrega...
Pero no me conformo con menos de todo de ti.
Quiero esconderme en tu alma,  perderme en cada una de las hebras de tu piel.

Quiero ser cada uno de tus sueños, ahogarme en cada uno de tus besos,  susurrarte entre mis labios las palabras mudas que claman mi sentimiento y mi deseo, cada una de mis emociones;  cada latido de mi corazón corriendo por tus venas, latiendo en tu sangre... 
Quiero balbucear tu nombre entre suspiros y gemidos y que tú me llames a gritos desde lo más profundo de ti en un delirio, en el torrente desagarrado de dos esencias; en la batalla real de nuestros cuerpos entregados, de nuestras almas unidas, de nuestros corazones latiendo...
En la tentación que quebranta la soledad, en la chispa que hace burbujas como una penitencia entre tu piel y la mía, en el fragor de esa dulce locura que desata sentimientos y enreda pasiones.
Suspiros que te llaman en silencio desde mi alma a tu encuentro, desde tu encuentro hasta mi alma... en mutua posesión.
Suéñame así, que atardezca cada noche en tu pecho… y en ese sueño desármame, suelta los hilos que atan mis fuentes, arranca mi pudor, devórame en un abrazo, recórreme entera, narra en mi cuerpo poesía con el lenguaje de tus dedos, cincel de vientos y agua, que esculpen en roca de montañas...
Gózame una eternidad, y si te elegí a ti para amar, pídeme mas, que yo nada te voy a negar.
...podría asegurar que por propia ambición, nadie antes lo acarició por dentro.  Soy el alfa en su mente y cuerpo, conmigo siente que va hasta el infinito, prueba luna y cielo  al sentir arder las yemas de mis dedos tocando la seda de su sueño.  ...podría asegurar que en su laberinto nadie antes encontró el camino...






Música de olas, rayos de sol, gotas de agua en la espalda... renacer al amor.

¿ Y sabes que deseo? Deseo pisar tu arena, quitarme la ropa, caminar en tu orilla, mojarme con tu brisa, adentrarme en ti , despacito...

En la playa de tus besos me sumerjo, con los versos de tu nombre te acaricio, y en el lenguaje que me brinda tu fresca y refrescante arena, mi mar…me embriago. 
Quiero sumergirme en ti, y empapada de amor nadar, nadar... hasta que cada beso haya regresado al cielo de tu piel. Ser mar, solo mar con la sangre latiendo en las venas.
La brisa, tu respiración, mi cuerpo, una ola, el agua, la espuma, tu boca ... Desear nadar contigo. 
Porque yo he nacido para bañarme en ti...contigo. Acaso ¿hay algo más misterioso y sublimemente bello, que amar entre olas de mar?

P/D. Pero con un solo beso, también me conformaría. Un beso de espuma, con rugido de mar... vuelo mar, beso mar, y sueño mar... Mi mar eterno.