Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2013
La tristeza no es mi bandera, la alegría es mi compañera, disfruto de los campos y praderas y de amistades verdaderas No quiero tristeza a mi lado porque yo no lo he buscado, pienso en campos dorados y en un bello parque. La envidia no es mi sirvienta, y a la solidaridad mi corazón se aferra, camino en las calles de mi ciudad austera y en el barrio de mi niñez sosiega. No quiero pesimismo a mi lado porque no lo he deseado, pienso en mis amigos del pasado y en mi colegio que mucho me ha entregado. El odio para mi esta fuera, la compasión a mi corazón se pega, disfruto mirando una luna serena y de una vida armoniosa y austera, el fracaso lo he olvidado, el amor siempre lo he deseado, admiro los ríos, manantiales y lagos, ojala hubiera sido con tu amor a mi lado.Pero mi vida es un tiempo sagrado, es lo más sublime esperado porque la vida todo me lo ha dado

Aprendí y comprendí...

Mirando las estrellas me di cuenta que en cada una de ellas existe un paraíso. Mirando las estrellas comprendí el valor que no damos a la vida. Hoy sin pensar vi volar una estrella en su gran mundo… La vi volar sin rumbo y la note perdida. Me di cuenta que a veces no sólo en este mundo existe soledad… y a veces la soledad nos da respuesta que no podiamos encontrar. Mirando las estrellas pude ver que la felicidad llega en cualquier momento… que todo se termina en este mundo, desde lo más hermoso, hasta lo más molesto y doloroso. Hoy mirando una estrella, sentí el calor aquel del amor que se fue… Y descubrí que en ella están los sueños, los besos y aquel tiempo que perdimos algún día. Comprendí que el amor tiene un millón de vueltas… que a veces nos sorprende, nos da felicidad, y a veces se transforma en lo peor que hay. Mirando una de ellas, crecí un poquito más. Aprendí a sonreír, y a ver la realidad, mirando una de ellas, pude ver la verdad: que no sirve el orgullo cuando existe…

Mío.

He buscado tus labios en mis sueños para decirte en un beso que te quiero, para abrazarte en la fantasía de mi noche, para tenerte cerca mío prisionero. He buscado tus ojos en el tiempo para mirarme en tus pupilas reflejada, para saber en tu mirada si aún me quieres, para bañarme de la esencia de tu alma. Te he buscado a ti por todos lados en cada sueño, suspiro y alegría, en cada gente que cruza en mi camino, en cada atardecer y su agonía. Así como te busco te deseo, así como te espero, te he querido, al verte reflejado a cada paso, así como te veo, te he soñado aunque te escondas te siento mío

Si decides...

Si decides marcharte, que sea dando las gracias y si decides quedarte, que sea con el corazón dispuesto. Si quieres aportar, que sea con palabras amables y si guardas silencio, que sea con una sonrisa acogedora. Si opinas lo contrario, hazlo brindando una mano abierta. Si aspiras al cielo, que sea honrando a la tierra. Si buscas brillar, que no sea opacando a otros su luz. Si triunfas, que sea compartiendo lo aprendido y si descubres tu misión, que sea con humildad, por si algún día decides irte y puedas despedirte con la cabeza en alto, dejando un recuerdo dulce y asi tu "equipaje" sea ligero.

Déjame...

Déjame amarte acariciarte suavemente y con dulzura decirte al oído que te quiero. Déjame amarte así, sin tiempo, ni medida como si fuese eterno, sin prisa, acariciarte el alma, mirarme en tus ojos y llegar a tu corazón, déjame estar cerca de ti aunque no estés presente, sentir tu presencia sin premura y sin miedo descubrirnos mutuamente ... y volar como las aves, déjame amarte sin temores, ni lamentos ¡Así quiero amarte!.

Nada es para siempre.

He aprendido, que la tristeza no es eterna, que los malos momentos pasan y que los buenos siempre llegan, que el desamor puede llevarte a la locura y que un beso dado en el momento justo todo lo cura, que la gente que realmente te quiere esta cuando más lo necesitas, que cuando la vida te sonríe amigos nunca te faltan, y que cuando las lágrimas brotan son los primeros que marchan. He aprendido, que aunque la belleza atrae, es el alma la que enamora. Que el dinero se cuenta en sonrisas, que las personas más ricas no son las que más dinero tienen, y que si a alguien quieres hacer volar antes de todo debes saber que las alas no se pueden comprar. He aprendido, que las verdades a veces duelen pero no duran para siempre, mientras que las mentiras matan y se convierten en eternas. He aprendido, que los hombres más felices no son los que buscan muchas mujeres, si no los que encuentran en una, todo lo que buscaban. He aprendido, que llorar no es necesariamente de los débiles ni correr de…

No ser en tí.

Has de saberlo. Saber que yo sigo aquí, enredada entre tanto tiempo, aguardando un no sé qué que me abra el paso hacia tu vida pasada, aquella que de lejos compartimos, como si acaso fuera ello a ser cierto de nuevo. Y tal vez me hayas ya olvidado allá en otros brazos, quizá no sea más que un nombre. Pero te espero. Te espero sin saber por qué lo hago, tratando de olvidar mi lugar en el mundo, porque no quiero aprender del tiempo, de esa pericia del hábito que todos practican, no; yo quiero ser la loca que sigue colgada de las nubes mientras cae la tarde, la que juega traviesa en tu recuerdo alado mientras la prisa devora la vida. Yo sueño porque sé soñar, porque siempre supe hacerlo de la mano del aire, porque nunca me importó ser así. Porque te necesito aunque tú jamás lo sepas y callarlo no me convierta sino en alguien en busca de nada que le escribe al tiempo perdido. Sólo quería que lo supieras, que uno quiere por encima del universo, tanto a veces como para encarcelarlo en el p…

Sueños.

Atrapada en la irrealidad de la noche, los sueños son redes que trepan y enmarañan, se confunden y entrelazan entre utopías vagas. Vuelo con alas azules sobre un cielo lleno de estrellas y creo poder alcanzar cada una de ellas. Te busco en las esquinas, veo luz en ventanas olvidadas de sueños dormidos, dormidos en el tiempo. Me detengo en el umbral justo del sueño y diviso esa sombra que se inmiscuye en mis pensamientos y llega dulce hasta mi orilla por corrientes silenciosas... vago entre ilusiones posibles y sigo senderos por caminos imposibles, misterioso mundo el de los sueños que nos atrapa, nos seduce e hipnotiza...

Quisiera saber.

Quisiera saber si te atreves a soñar que encuentras lo que tu corazón añora, si te arriesgarías a parecer un tonto, por amor, por tus sueños o por la aventura de estar vivo, si has tocado el centro de tu propio dolor; y si las traiciones de la vida te han abierto o, por el contrario, te han encogido y encerrado en ti mismo por el temor a sentir más dolor, si puedes sentarte con el dolor sin moverte para esconderlo o para resolverlo, si puedes estar con el gozo; si puedes danzar salvajemente y dejar que el éxtasis te llene hasta las yemas de todos tus dedos, sin advertir que debes tener cuidado y ser realista, ni recordar las limitaciones de ser humano. Quisiera saber si puedes sentir la belleza, aun cuando no todos los días son bellos; y si puedes encontrar la fuente de tu vida en su presencia, si puedes vivir con el fracaso y, a pesar de ello, pararte a la orilla de un lago y gritar "SI!" al plateado de la luna llena. Quisiera saber si puedes ponerte de pie después de una…

Presente ausencia.

Te sé cercano aquí en el ahora, en el vacío, nutriendo mi nostalgia en tu presente ausencia. Te sé y te siento en mí, llena de ti y de tu presencia viva. Te canto en el espacio que me alberga y me rodea, en la intimidad de mi ser y mi conciencia, en el sentir de mis sentidos que me apoyan. Te sé en la voz de los sonidos que me abrazan y me envuelven, en las caricias que penetran más allá de sí mismas, en el latido y en el ritmo de los minutos de la vida, en el alegre y constante viaje de mi sangre agradecida por sentirme viva. Te sé en la armonía de la formas, en la noche y en sus huellas en el tiempo, en el silencio y en la luz… Te sé viviendo… Canta mi corazón tu presencia, tu brillantez sencilla y elegida acrecentando el resplandor ahora que tu presencia ausente está conmigo aquí… tan viva!

Sueño sin fin.

El amor es un sueño sin fin! es como un lánguido sopor entre las flores de un jardín…es un anhelo misterioso que hace suspirar, que torna al cobarde en valeroso y al más valiente hace temblar; es un perfume embriagador que deja pálida la faz; es la palmera de la paz en los desiertos del dolor… Es una senda florecida, es licor que hace olvidar todas las glorias de la vida, menos la gloria del amar… Es paz en medio de la guerra, es fundirse en uno siendo dos… es quedarse inmóvil y cerrar los ojos para ver; y bajo un beso adormecer…, y bajo un beso despertar… ¡Es un huerto todo en flor que nos invita a reposar!

Gira

Nacemos y florecemos, morimos y renacemos, el amor gira alrededor de este círculo latente en nuestro corazón como las estaciones, como el amanecer y el anochecer. Los sentimientos nacen y mueren, algunos ángeles se convierten en demonios, pero luego viene otro para consolarnos. A veces una flor duele más que otra, hay espinas que logran heridas más profundas, pero toda llaga tiende a sanarse y toda lágrima a secarse. Después de la noche oscura, raya el alba. Llegando el crepúsculo cae el sol. Te fuiste de “viaje”, para volver mañana...

El vacío.

La diferencia de la vida sin ti es un vacío profundo, es el miedo a perderme en la oscuridad del mundo. Es el morir viviendo con tu imagen en mi mente,es sentir el placentero dolor que me abraza locamente,es un cielo sin estrellas, una canción sin letra, una caricia sin roce, es un beso sin pasión, es mentir a otra persona cuando hacemos el amor. Es caminar sin destino dando pasos inciertos porque mi andar más feliz fueron tus brazos abiertos. Un atardecer sin sol, un planeta desierto, un corazón escaso, escaso de sentimientos. Es lo opuesto de ¨todo¨ y lo contrario de lo mismo la diferencia de la vida sin ti es la caída a un abismo.

LLuvia.

Como quisiera que lloviera para que la lluvia lave mis pasos dejando este camino sin huellas, moje mi rostro cansado, desnude mi alma, me abrace con fuerza, me bese la frente y me diga que no es esto el adiós que duele reventando interiores haciendo pedazos espacios reposados, músicas gratas, amores amaneciendo soles y recostando lunas llenas. Lluvia ábreme el mundo de adioses rebeldes y bienvenidas no terminadas. Atraviésame la piel, devórame hasta el alma, pero no le permitas que se vaya.

Cómo saberlo?

Siente como mi cuerpo te abraza cuando te beso, cuando te toco. El alba se despereza, con la pureza de quien te lleva en el corazón, como la verdad de quien descansa en tu mirada, con la fe de quien se esfuerza, con la alegría de quien sonríe. ¿Será amor lo que creamos con nuestras palabras? ¿O serán, solamente pedazos de ilusiones finalmente disueltos? ¿Cuál es el origen de este placer que siento por ti? ¿Qué parte de mi vida atrapaste? ¿Qué parte de nuestras almas dejamos vacías?

Marchita.

Rompo el placer de mi piel tratando de así de romper todo pensamiento que te trae hasta mi, quiero olvidar tu besos, alejar tus manos y acaricio las heridas dejadas en mi alma. Me siento marchita habitando un corazón lleno de ti y el tuyo totalmente vacío de mi, grita mi alma, llora mi calma, destroza mi paz ver esta cruel realidad.

??

A dónde va el amor que calla, que se lleva en el alma y se va alejando como el viento. A dónde va el amor que olvida, que quema la vida y se duerme poco a poco con dolor.

Tú.

En un lugar u otro, dentro de mi con los ojos vendados y palabras silenciosas el brillo de tus ojos penetra en el silencio de mi memoria.

Te busco.

Te busco en el transcurso de los días, en tiempos de sonrisas, en días pintados del suave color de un rayo de sol, iluminado por el brillo de tu tierna mirada, en las noches frías que acentúan los sentidos, noches mágicas, noches donde el sueño se transforma en un colorido cuadro en el blanco lienzo de mis paredes. Te busco en las palabras que nacen del silencio, donde la voz se hace murmullo del viento, voz, rítmica melodía al compás de mi corazón, en los gestos ausentes que tocan suavemente el alma, gestos que son abrazos de ternura y cariño. Te busco en sensaciones incrustadas en la nostalgia que hoy es presente, en emociones despiertas entre deseos que no acaban, en la fina lluvia que brota de unos ojos y en la vana esperanza, en el alma que llora y el corazón que silencia un dolor. Te busco porque sabes usar los colores del arcoiris y pintas los días de un cielo azul, de un mar sereno, porque iluminas mis noches con magia y envuelves mis sueños en mil estrellas que quiero acar…
Cada caricia se quedó grabada en mi piel, con tu recuerdo. Cada latido se guardó tranquilo en el aliento de mi alma. Cada susurro se fusionó con la brisa que me acompaña cada madrugada. Ahora cada vez que te extraño, mi alma exhala tu aliento que se deposita en la brisa y cubre mi piel desnuda con lo dulce de tu recuerdo.
Tu silencio es un grito desgarrador que se pierde en el laberinto de mi mente. Un manto que me envuelve el alma oscureciendo el horizonte que con sus colores da esperanzas y que de repente tiene aspecto de refugio dorado para ocultar recuerdos. El silencio fuente de miedos e incertidumbres que me hace sentir suspendida en preguntas sin respuestas, voz que habla conmigo e intenta darme respuestas, a veces alentadoras y otras muchas me crea más dudas. Me hace vivir a veces en paz y también en sufrimiento, pero poder escucharlo me hace beneficiaría de palabras no dichas. Y mientras respeto tu silencio comparto el mío con una de nuestras primaveras.